A punto de cumplirse un año de su comienzo, las obras del Centro Integral de Saúde (CIS) de Lalín continúan avanzando. Así, están prácticamente rematadas la impermeabilización de las cubiertas, la formación de las pendientes y la instalación de premarcos para la carpintería. A día de hoy están trabajando 16 operarios en la infraestructura, que sufrió un parón de casi tres meses, entre diciembre y febrero, por la crisis de suministros.

En la actualidad, los trabajos se centran en la impermeabilización de cubiertas, teniendo ya ejecutada la formación de pendientes en tres de ellas e iniciada la de la cubierta superior. También se ha instalado una lámina de radón sobre los muros y el forjado de la planta baja y se ha colocado el aislamiento del suelo de tres cubiertas. Además, se está acometiendo el enfoscado exterior hidrófugo de la fachada.

En lo que se refiere a la albañilería, se están ejecutando el cierre exterior en la planta baja y se han colocado los premarcos para la carpintería exterior. Asimismo, se está acometiendo el recrecido del segundo piso y la disposición del terrazo. Las obras continuarán en las próximas semanas con el comienzo de la instalación eléctrica y del saneamiento de cubierta, así como el remate de su impermeabilización.

Las instalaciones se distribuyen en cuatro plantas en distinta cuota: tres destinadas al centro de salud y otra para el punto de atención continuada (PAC), que ocupa uno de los tres brazos del edificio. La Xunta adjudicó la obra a Construcciones Ramírez por 8,7 millones de euros y un plazo de ejecución de 18 meses.