La peatonalización de la Calvo Sotelo ha abierto un nuevo panorama para los diferentes negocios localizados en esta céntrica calle del casco urbano estradense. Desde que acabaron las obras, que lograron convertir la rúa principal en un bulevar que atiende más las necesidades de las personas que las de los vehículos, la mayoría de comercios notan un aumento de clientes, o por lo menos, la presencia de más potenciales compradores, al haber mayor afluencia de gente por la calle. Los operarios que acometieron la reforma finalizaron su trabajo hace unos días, coincidiendo con la llegada del buen tiempo. El Sol es otro factor a tener en cuenta y que permitió ver mucha gente por la Calvo Sotelo durante esta semana.

Un cliente comprando en la tienda de ropa Inside.   | // BIEITO BALIÑO

Un cliente comprando en la tienda de ropa Inside. | // BIEITO BALIÑO BIEITO BALIÑO

Los negocios más favorecidos por la reforma de la céntrica calle son, presumiblemente, los bares que disponen de servicio de terraza, como el local ganador en la última edición de las Santas Tapas, el Bar Andalucía. El dueño del establecimiento, Tito Durán, señaló que la peatonalización será “muy buena con el tiempo”, aunque de momento la nueva calle “lleva pocos días” operativa y apenas se notó la diferencia en la caja del local. Lolita Novoa, de la mercería Lolita y Carmiña, se mostró “encantada” con la peatonalización de la calle, que permite ver “un pueblo más moderno” y con “más gente de paseo”. Para la responsable de la tienda de ropa Inside, Belén Abal, la reforma de la Calvo Sotelo también resultó muy positiva a nivel económico. Abal señaló que hay “más gente comprando” en las últimas fechas, aunque cree que “mucha culpa” de esta gran afluencia de compradores se debe “al buen tiempo”. Sea por el buen tiempo o por la peatonalización, Abal aseguró que “últimamente” estaba teniendo cifras de ventas similares a las que se registraban antes de la pandemia.

Pero no todo es de color de rosas para los establecimientos de la Calvo Sotelo. En la Panadería Cervela, a pesar de contar con servicio de terraza, se sienten perjudicados por la reforma, aunque “sea mejor para la gente” y “quede muy bonita”. El motivo es que al haber menos sitio para aparcar, la mayoría de sus clientes optan por ir a comprar el pan al otro establecimiento de la firma, en la Avenida de Pontevedra.

Demandan otras mejoras para el centro estradense

El presidente de la Asociación de Comerciantes da Estrada (ACOE), Alfredo González, se mostró satisfecho con la reforma de la Calvo Sotelo, pero admitió que “todavía es muy pronto” para sacar conclusiones sobre el impacto económico que pueda tener la peatonalización en los negocios. Aun así, González indicó que la nueva calle responde a una “demanda de la gente”, que pide “más terreno para las personas y menos para los coches” dentro del casco urbano. Además, el presidente de ACOE señaló que el futuro pasa por la peatonalización de todo el centro de A Estrada, algo que está “algo más cerca”, una vez finalizadas las obras en la zona del Concello, en la Calvo Sotelo y con la reforma de la Praza da Feira enfilando su última etapa. Desde ACOE inciden en “la necesidad” de tener un casco urbano pensado “totalmente para las personas”, ya que “en un pueblo pequeño” como la localidad estradense “no se tarda más de 5 minutos” en recorrer la distancia “entre el centro y cualquiera de las zonas de aparcamiento”. Por otro lado, Alfredo González mantuvo una reunión con el alcalde estradense, José López, en la que pidió al mandatario la necesidad de “romper la línea de las farolas” de la Calvo Sotelo, que mantienen la misma situación de siempre. Para González, esto provoca que muchos de los viandantes eviten caminar por la parte en la que había carretera, que además tiene una piedra de otro color, y sigan paseando por donde antiguamente estaban las aceras. El propósito de ACOE es tener un bulevar pensado sólo para las personas, con la instalación de “mesetas o jardineras” en el centro de la calle, aunque los coches tengan que esquivarlas.