Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La contratación de albañiles marca los mejores registros del último lustro

La demanda de estos profesionales crece el doble que la media gallega | De los 325 acuerdos cerrados el año pasado, 204 corresponden a Deza y 121 a Tabeirós-Montes | También hay más necesidad de encofradores

Fresado del firme en la calle Maruja Gutiérrez. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Las empresas del sector de construcción inscritas en la Seguridad Social en 2021 aumentaron un 2,9% respecto al año anterior y un 3,6% en relación con 2019. Esta industria supone el 10,4% del total de empresas de la comunidad autónoma. Estas son las conclusiones de la Fundación Laboral de la Construcción.

En clave doméstica los datos de contrataciones nos indican un importante crecimiento de la demanda de profesionales de la albañilería en un gremio, como otros, donde existe un problema de relevo generacional que atenaza el desarrollo del mismo. Durante el año pasado se formalizaron en las comarcas un total de 325 contrataciones; un 37% más respecto al primer año de la pandemia sanitaria. Estos números tienen mayor valor si se comparan con los del conjunto de la comunidad autónoma, donde el crecimiento en las altas de albañiles aumentó solo un 16 por ciento. Estos indicadores figuran en el último balance del Instituto Galego das Cualificacións, organismo dependiente de la administración gallega. Pero además, estos registros no solo superan a los del período prepandemia sino que son los mejores del último lustro. De los 325 acuerdos laborales registrados en las comarcas el pasado ejercicio, 204 corresponden a la dezana y 121 a la vecina Tabeirós-Montes.

Están bastante por encima de los 237 del año precedente o 260 de 2019. En 2018 habían sido 244 y 271 y 294 en los dos ejercicios anteriores respectivamente. Otro de los parámetros analizados por este organismo autonómico tiene que ver con lo que se denominan indicadores de estabilidad laboral que, en el caso de los albañiles, en Tabeirós-Montes es alto cuando en 2020 se calificaba de medio. Otro indicador, el de ocupabilidad, también es elevado y en el conjunto del sector se concluye que muestra un crecimiento “relevante”.

En lo que atañe a la comarca dezana este nicho de mercado encadena tres años consecutivos con un indicador de estabilidad laboral alto, si bien se concluye que arroja una tendencia de crecimiento “irregular”. Cuatro de cada cien contratos de trabajo suscritos el pasado ejercicio en los seis municipios dezanos tenía a estos profesionales como titulares.

En otro orden de cosas, el Instituto Galego das Cualificacións también detalla los acuerdos para encofradores y operarios de puesta en obra de hormigón. En este caso el crecimiento, aún siendo más moderado que en el de la albañilería, también muestra una tendencia interanual positiva al contabilizarse 173 en 2021 frente a 132 en el balance del año precedente. Aquí sí conviene matizar que el aumento de contrataciones se ciñe en exclusiva a la comarca de Tabeirós-Montes, que pasa de 28 a 72, mientras que en la dezana se mantiene. El los municipios con A Estrada como cabecera este sector del mercado muestra un indicador de estabilidad laboral alto y de crecimiento sostenido, mientras que en la dezana el barómetro de estabilidad coincide, pero no el de tendencia, pues concluye que el existe un decrecimiento irregular.

Comienzan las obras en Maruja Gutiérrez

Con el fresado del firme dieron comienzo en el día de ayer las obras de humanización de la calle Maruja Gutiérrez de Lalín, en el tramo comprendido de Luis González Taboada hasta B. Se trata de un proyecto diseñado por el cuatripartito que el actual equipo de gobierno modificó. Las principales novedades pasan por una renovación integral de la red de alcantarillado, con separación de pluviales y fecales, así como la construcción de una vía para la evacuación del agua. Días atrás el BNG alertó de que los trabajos condicionaba la entrada a los garajes a diario a los residentes y solo estará permitido de 19.30 y hasta las 8 de la mañana. Antes ya había solicitado al grupo de gobierno que considerase con la empresa una modificación del plan de obra, pues en el caso de la calle Monte Faro el acceso a los garajes solo se permite de 19.30 a 7 de la madrugada. El proyecto de Maruja Gutiérrez está siendo acometido por la empresa Narom por un importe de 211.814 euros, mientras que Monte Faro fue adjudicada a la compañía dezana Vilariño ESP en 336.525 euros. Ambas tienen un plazo de ejecución de 4 meses.

Compartir el artículo

stats