Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

55 veces BIC

El hórreo de Covás, catalogado por la Xunta, a iniciativa particular. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Los Bienes de Interés Cultural (BIC) son aquellos bienes muebles, inmuebles e inmateriales más singulares del patrimonio cultural de Galicia, declarados por decreto del Consello da Xunta. Esa propuesta puede ser iniciativa de la consellería competente en materia de patrimonio cultural, pero también puede surgir a propuesta de un particular. Precisamente así ha acontecido en el caso del último bien cultural declarado por la administración gallega; un hórreo situado en el lugar de Covás, en la parroquia lalinense de Catasós. Con este registro en Deza y Tabeirós-Montes son 55 los BIC catalogados y Cerdedo-Cotobade sobresale como el territorio con más elementos patrimoniales protegidos por su elevado número de petroglifos sobre todo.

Lalín aglutina ahora cuatro bienes de interés cultural. Se trata de los elementos de arte rupestre Altar do Sol y dos mámoas situadas en Alperiz. El primero, un dolmen, fue recientemente objeto de otra intervención para preservar su estructura por parte de la Xunta. Desde 2009 el Pazo de Liñares es también BIC.

Mucho antes, allá por 1931 el Estado tramitó la inclusión del monasterio de San Lourenzo de Carboeiro, que, junto a la estación rupestre Primadorno, la Torre de Cira y la Fortaleza de Chapa son el resto de bienes distribuidos por el término municipal de Silleda. En el registro público de la administración autonómica solo aparece, en Vila de Cruces, el BIC de los petroglifos de Toiriz. En Rodeiro son dos: la Mámoa de Coto dos Mouros (O Salto) y la Torre de Santa María (Guillar). Agolada cuenta con un total de ocho elementos singulares, de los que siete están relacionados con el arte rupestre. Son: Mámoadas Namelas 2 (Axiaz, Gurgueiro), Mámoa das Namelas 3 (Gurgueiro), Mámoa da Chaira do Medio (Axiaz), Mámoa dos Muíños (Bidueiros, Ferreiroa), Pena da Carballeira, Petroglifos Campo do Xastre –cuatro estaciones– (O Pontillón, Ferreiroa), Aián Picurela –dos estaciones– (O Val, Trabancas) y desde 1985 también el recinto ferial de Os Pendellos.

A Estrada comparte con el municipio limítrofe de Teo desde 2017 la catalogación del viaducto de Pontevea, que comunica los lugares de Reis y de Couso. El Pazo de Oca, conocido como el Versalles gallego, y la Torre de Guimarei –en deplorable estado de conservación– son los otros elementos históricos incluidos en la capital de Tabeirós.

La relación de BIC en Forcarei incluye los petroglifos Castro de Codesás, Laxa das Buratas, la Torre Vella de Barciela y el monasterio de Santa María de Aciveiro. La inscripción del cenobio data de junio de 1931.

Como indicamos con anterioridad el rico patrimonio artístico rupestre de Cerdedo-Cotobade sitúa a este concello como, al menos, el que ostenta el mayor reconocimiento de bienes. Son los petroglifos: Fraga das Ferraduras, Montes da Parada, A Laxa, Veiga do Chan, Pedra Redonda das Cuadas dos Mouros, Monte Pedreira –2 estaciones–, Pedra dos Mouros, Outeiro da Casa Vella –7 estaciones–, Chan de Balboa, Outeiro de Rozas Vellas o de Fexacos 2, Laxe do Cebros, Laxe do Cuco 1 u Outeiro do Cuco, Laxe do Coto da Braña, Laxe da Portela de Rozas Vella, Pedra das Ferradura, Pedra do Outeiro da Moa –3 estaciones–, Coto do Pandeiro, Pedra do Regato da Raposeira, Laxe do Cuco 2, Pedra do Lombo da Costa –25 estaciones–, Carballeira de San Xusto, Eira dos Mouros, Laxe da Portela da Crus, Pedra do Coto do Outeiro, A Laxe, Portoval – As Laxas, A Peniceira, Portela da Laxe, Laxe das Coutadas, Montiño – Monte da Rocha y Laxe das Chaves de San Pedro. Están en los núcleos de San Xurxo de Sacos, Viascón, Valongo, Tenorio, Sacos, Tomonde y Carballedo.

De cuatro claros y situado en la aldea de Covás

La Xunta acaba de inscribir un hórreo situado en el lugar de Covás, en la parroquia lalinense de Catasós en el registro de Bens de Interese Cultural de Galicia (BIC) como bien inmueble en la categoría de monumento. Este paso supone reconocerle el máximo régimen de protección patrimonial. El DOG publicó la resolución, con la que el Gobierno autonómico da respuesta a una solicitud realizada en septiembre de 2021 por parte de un particular. Los hórreos gallegos tienen ya una consideración especial en la ley autonómica y en caso de que existan evidencias que puedan confirmar su construcción con anterioridad a 1901 son considerados bienes de interés cultural y quedan sometidos al régimen jurídico previsto. En la documentación remitida por el solicitante consta que la construcción del hórreo es anterior a 1901. Es de piedra y madera del estilo Mahía con cuatro claros, lo que le proporciona a la planta rectangular de la cámara una dimensión longitudinal que facilita una circulación de aire. Se apoya en cinco cepas de piedra dispuestas transversalmente a la dimensión longitudinal del hórreo con sus correspondientes tornarratos de tipo mesa también en el mismo material, que marcan el límite de los claros y sirven de apoyo a los linteles, columnas y penales de piedra. Presenta deficiencias en las maderas de los claros y en la cubierta derivadas en un proceso de degradación material y estructural por el paso del tiempo. Mantiene el uso tradicional asociado a la conservación de la cosecha.

Compartir el artículo

stats