Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lalín cierra una semana los locales sociales e intensifica el control en parques y hostelería

Solo aumentan en Silleda y Vila de Cruces | Lalín baja a 524 casos activos y A Estrada queda en 412 | Las pruebas de antígenos arrojan 17 positivos en las 189 pruebas de sábado y domingo

Paz Pérez, José Crespo, María Iglesias y Francisco Vilariño, durante la reunión de ayer.

Lalín vuelve a implantar restricciones municipales por culpa de la pandemia. El cierre de actividades en los locales sociales y un especial seguimiento en el control de aforos tanto en hostelería como en parques y otros espacios públicos para evitar aglomeraciones que sean susceptibles de provocar algún brote son dos de las medidas acordadas en la junta de portavoces celebrada ayer. También se decidió la convocatoria de la comisión municipal del COVID-19 para hacer un análisis más pormenorizado de la situación de los contagios en Lalín.

En esta reunión participarán, de manera excepcional, todos los presentes en la junta de portavoces de ayer, que fueron: el regidor local, José Crespo, acompañado de la teniente de alcalde, María Paz Pérez Asorei; el portavoz del BNG, Francisco Xabier Vilariño; y la concejala del PSOE María Iglesias. El encuentro había sido convocado a petición de la formación nacionalista para analizar los datos actuales de contagios de coronavirus y la adopción de medidas. Compromiso ya había anunciado que no acudiría a más juntas de este tipo por la actitud “prepotente” del gobierno.

Ligero descenso

Crespo abrió la reunión exponiendo los datos de contagios de los últimos días, en los que se detecta un ligero descenso que los presentes aguardan que signifique el comienzo de la rebaja de casos de vecinos contagiados de coronavirus. Un descenso que se quiere consolidar con la adopción de nuevas medidas, a mayores de las ya tomadas por el gobierno municipal a lo largo de las últimas semanas y que se tradujeron en la reducción de actividades presenciales a favor del formato telemático –caso de las juntas de gobierno y otras reuniones del ejecutivo, los plenos municipales o las comisiones informativas–, el aplazamiento de todas las actividades de la Feira do Cocido que implicaban reunión de gente, la anulación de los cursillos de natación del Lalín Arena que suponían la presencia de muchos niños en la instalación o la atención en registro fuera de las propias oficinas municipales.

La junta de portavoces acordó, por unanimidad de los presentes y a propuesta de los nacionalistas, el cierre de los locales sociales de las parroquias de Lalín durante una semana, hasta el 31 de enero, para evitar aglomeraciones y actividades en recintos muy pequeños, como son la mayoría de ellos. Se acordó que el gobierno ponga a disposición de los vecinos espacios más grandes –como los auditorios, el Lalín Arena o los pabellones– en caso de que quieran realizar alguna reunión y no puedan retrasarla hasta después de este cierre temporal. También se deja abierta la posibilidad, aprovechando el buen tiempo reinante estos días, de que las actividades deportivas que se realicen se puedan hacer fuera de los locales sociales, como de facto ya se vienen haciendo desde el principio de la pandemia en algunos casos.

Alcalde, portavoz del BNG y concejala del PSOE acordaron, también por iniciativa de Vilariño, la convocatoria de una comisión municipal del COVID-19, para analizar con los técnicos presentes en ella la situación de contagios que se está produciendo y confirmar las medidas adoptadas en esta junta de portavoces y la adopción de alguna suplementaria en caso de que así lo entendiesen. De manera excepcional, al tratarse de una comisión puramente técnica, Crespo invitó a todos los presentes ayer a participar en esa comisión para escuchar de primera mano las conclusiones que formulen los técnicos sanitarios, veterinarios y de las fuerzas de seguridad que la componen.

La junta de portavoces acordó, igualmente por unanimidad, observar con especial interés aquellas actividades que, por su condición, puedan suponer una innecesaria aglomeración de personas y, con ello, provocar algún tipo de brote. Es el caso de los parques infantiles –de especial interés al tratarse de una actividad para niños, que a día de hoy son uno de los principales vectores de contagio– o casos muy puntuales de la hostelería, en momentos muy concretos de la semana, que podrían suponer un riesgo por la concentración de personas. En este punto, el esfuerzo se centraría en hacer cumplir de la manera más idónea posible las normas marcadas a nivel autonómico.

Por último, los representantes de tres de las formaciones políticas acordaron que las actividades municipales y públicas presenten los aforos lo más restringidos posible para evitar complicaciones derivadas de la excesiva masificación. Se trata, en definitiva, de ser un poco más restrictivos de lo que marca la norma general en un escenario máximo de contagios como el que se registra en estos momentos. Los participantes quedaron citados esta misma semana para seguir analizando la evolución de la pandemia durante la celebración de la comisión municipal del COVID-19.

La sexta ola da un respiro: la última semana registra 200 contagios menos que la anterior

La sexta ola da un respiro a Deza y Tabeirós-Terra de Montes, de modo que en la última semana se registraron 208 contagios menos que en la anterior. Entre el lunes 10 y el domingo 16 de enero se detectaron 1.066 positivos nuevos en las comarcas, mientras que del 17 al 23 fueron 858. Dicho de otro modo, de los 1.924 positivos diagnosticados en catorce jornadas, a las siete últimas le corresponden menos de la mitad, el 45% (858). La incidencia a una semana se reduce en casi todo el territorio, con solo dos excepciones: Silleda presenta 208 contagios en catorce jornadas y 110 en siete (53%), mientras que en Vila de Cruces son 104 y 59 (57%). En el polo opuesto están Agolada, con 47 positivos en dos semanas, de los que solamente 14 (30%) surgieron en la más reciente, Cerdedo-Cotobade, con 119 en dos semanas y 41 (34%) en la última y Forcarei, con 40 y 14 (35%). Lalín constata en siete días 298 casos nuevos, que son el 43% de los 687 descubiertos en el doble de tiempo, mientras que A Estrada tiene en el tramo más reciente 266 (44%) de 603. En Rodeiro está bastante igualadas ambas semanas, con 38 en la más reciente y 42 en la anterior, mientras que Dozón reparte de forma equitativa sus 36. Otra muestra de la ligera mejoría experimentada en la zona es el descenso del número de casos activos de coronavirus en relación con el viernes pasado. Lalín amaneció ayer con 524 personas enfermas, 82 menos de las que tenía tres días antes, mientras que en el mismo tiempo A Estrada recortó 64, de modo que ayer eran 412 los infectados, cuatro de ellos hospitalizados. Este municipio rebasa ya el millar de contagios en lo que de año, mientras que desde el comienzo de la pandemia son 2.420. Esto quiere decir que algo más del 41% de los positivos diagnosticados a pacientes con cartilla médica en A Estrada corresponden a las poco más de tres semanas que van de enero. El número de casos activos también decrece en Silleda, que ayer rondaba los 90, cinco menos de los que alcanzó a mediados de la semana pasada. Un descenso mínimo se da, igualmente, en Vila de Cruces, que ayer tenía 45, dos menos que el viernes y ninguno de ellos ingresado. En cambio, Rodeiro gana cuatro y se sitúa ahora con cuarenta.

Test de antígenos

Por otro lado, continúan abiertos los puntos de test de antígenos gratuitos sin cita en el Lalín Arena y en la Fundación de Exposicións e Congresos de A Estrada, de 11:30 a 18 horas. Durante el fin de semana acudieron 189 personas a realizarse las pruebas, con 17 resultados positivos. La afluencia sigue siendo mayor en Lalín, con 141 personas examinadas, de las que trece estaban infectadas con el virus SARS-CoV-2: nueve se detectaron en los 65 análisis practicados el sábado y cuatro en los 76 del domingo. En A Estrada fueron cuatro los contagios descubiertos, dos por día, en 48 autotest (21 el sábado y 27 el domingo). Desde el día 10, en que comenzaron a realizarse estas pruebas, son 2.806 los vecinos que se han sometido a ellas, con 362 positivos. La positividad continúa siendo mayor en A Estrada, con 140 casos de 1.040 (13,5%), que en Lalín, con 222 de 1.766 (12,6%). Por último, ayer comenzaron a inocularse las vacunas en la franja de edad de 18 a 29 años. Cada día de esta semana están citadas unas 3.400 personas en la Cidade da Cultura de Santiago.

Compartir el artículo

stats