La Guardia Civil investiga penalmente por un presunto delito continuado de daños a un vecino de Forcarei, como presunto autor de los desperfectos, supuestamente intencionados, que causó en dos cajeros automáticos y en la fachada de una vivienda en la misma localidad.

Las investigaciones, realizadas por efectivos del Puesto de la Guardia Civil de Forcarei, se iniciaron al tener conocimiento de que habían ocasionado daños materiales, supuestamente intencionados, en dos cajeros automáticos de sendas oficinas bancarias en la misma localidad. Al mismo tiempo, también se registró una pintada en los exteriores de una vivienda situada en la misma zona.

Según las indagaciones realizadas por la Guardia Civil, los hechos se produjeron la semana pasada, el mismo día y de forma prácticamente simultánea. En los dos primeros casos, los cajeros fueron inutilizados al derramar sobre los mismos un líquido viscoso, de color negro, que supuestamente fue el mismo con el que pintaron la palabra LADRÓN en la fachada de una vivienda próxima al lugar.

La información obtenida en el marco de la investigación, llevó a los agentes a la identificación del presunto autor. Se trata de un vecino de la misma localidad, de 52 años, que ya se había manifestado recientemente de forma incorrecta, tanto con los empleados de las dos oficinas bancarias como con el propietario de la vivienda.

Como consecuencia, se le notificó su condición penal de investigado como presunto autor de un delito de daños continuados. Las diligencias instruidas se entregaron en el Juzgado de Instrucción de Guardia de A Estrada,  donde deberá comparecer cuando lo cite la autoridad judicial.