Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Menos turismos y más motos

Tránsito de vehículos por la recta de A Mera, en el acceso al núcleo principal de Silleda. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

La matriculación de vehículos cayó en el último año, si bien no lo hizo de una manera muy significativa: de 1.107 unidades dadas de alta durante 2020 se pasó a 1.028 en el último ejercicio. Silleda es el único ayuntamiento de las comarcas que ha sido capaz no solo de contener este descenso sino incluso aumentarlo, mientras que los demás presentan peores datos.

El segmento de los turismos es claramente el que mayor peso tiene en el mercado y la caída de un 15% en las matriculaciones evidencia que el mercado no se comportó mejor que en el primer año de la pandemia. Una vez más Silleda se erige como el ayuntamiento de Deza y Tabeirós-Montes que no padece esta situación e incluso mejora sus registros.

En términos absolutos los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) indican que de 784 turismos que lucieron placas por primera vez en las comarcas durante 2020 se pasó ahora a 666. Lalín se mantiene como el territorio donde más altas se produjeron y el único que se mueve por encima de los dos centenares (215) pese a bajar 25 unidades. Silleda gana 11 y totaliza exactamente un centenar y los 40 turismos matriculados en Vila de Cruces son 24 menos. En Rodeiro el mercado del automóvil apenas experimentó variaciones y las 26 máquinas dadas de alta son solo una menos, mientras que Agolada se queda en una veintena al reducir seis operaciones. Dozón, con 18 altas se queda ahora solo en siete y A Estrada baja de 221 a 185. Nueve turismos menos fueron matriculados en Forcarei, totalizando una treintena y en Cerdedo-Cotobade fueron 43, hasta 17 menos.

La caída de la demanda de turismos contrasta con un mercado de la motocicleta imparable que arroja unos números incontestables y su crecimiento interanual se aproxima al 56% al pasar de 77 a 120 unidades. De estas 40 corresponden a Lalín (17 más en un año), 22 a Silleda (una decena más) y nueve a Vila de Cruces, que gana cuatro altas. Una en cada caso se reparten Rodeiro y Agolada, mientras que Dozón fue el único concello sin movimiento del mercado de las motos. A Estrada pasa de 22 a 36 unidades y Forcarei, que partía de dos, sube hasta las seis. En Cerdedo-Cotobade se produce el fenómeno inverso y de siete matriculaciones baja a cinco.

En lo que respecta a otros segmentos del mercado como los camiones o furgonetas se puede decir que apenas varía al totalizar el pasado curso 144 registros frente a 149 del anterior. Y los autocares se mantienen en siete.

Eléctrico o híbrido

La cuota de mercado de los vehículos que no utilizan exclusivamente combustible todavía no es excesivamente representativa en las comarcas pero, como en el resto de Galicia, la demanda de híbridos o eléctricos 100% continúa al alza y ya supone dos de cada diez ventas. Estamos ante un balance que mejora claramente los del curso anterior: ahora son 149 los turismos matriculados frente a un centenar en 2020. Si añadimos el resto de vehículos propulsados mediante estos mecanismos la cifra asciende a 160, sobre todo o casi en exclusiva a las ventas de motocicletas y ciclomotores que se mueven solamente gracias a una batería de corriente eléctrica. Este crecimiento implica que el parque de las comarcas alcance ya las 554 unidades, de las que 194 corresponden a A Estrada, mientras que Lalín y Silleda se reparten 192 y 68 en cada caso.

Tres de cada diez accidentes mortales son por despistes

La subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, presentó el balance de seguridad vial de la provincia del año pasado, que tildó de “agridulce” ya que aunque se registraron menos accidentes mortales, el número de víctimas es superior al del dos últimos años”. Las carreteras registraron 25 víctimas mortales fallecidas en 21 accidentes de circulación. Un número superior al contabilizado en 2019 y 2020, años en los que la cifra se mantuvo en 24. Respeto a la cifra de accidentes con víctimas, la subdelegada destacó que en el año 2021 se mantuvo muy similar a la de 2020, siendo, no obstante, un 24% inferior a la inscrita en 2019 y quiso, además, subrayar que el 28 % de las víctimas mortales en turismos y furgonetas no hacían uso del cinturón de seguridad. Alertó de que “las distracciones al volante siguen siendo una de las causas principales de los accidentes” al estar presente en el 28,5% de los accidentes mortales y la velocidad inadecuada, en el 23,8 %. Las drogas, la inexperiencia en la conducción y la conducción temeraria están detrás del 4,7% de los accidentes con personas fallecidas. Tráfico realizó un 25 % más de controles de alcohol y un 46 % de controles de drogas de la provincia que en el año anterior. En las alcoholemias, los positivos se mantuvieron en un 1,72 %, cifra similar a la inscrita otros años. Pese a todo, si en el año 2020 un total de 441 fueron puestos la disposición judicial por este motivo, el año pasado fueron 436. En las pruebas de drogas a situación es muy similar y se contabilizaron 3.280 positivas, que representan el 53 % del total. Un año antes se computaron 1.397 pruebas positivas, lo que suponía un 41 %.

Compartir el artículo

stats