El auditorio Xosé Casal acoge mañana viernes (20.00 horas) una reunión del gobierno local con los vecinos y vecinas para abordar las obras de acondicionamiento de la calle Vázquez. Semanas atrás, la Diputación comunicó al ejecutivo de Xuntos que el proyecto contaba con una ayuda del plan provincial ReacPon, por importe de 596.681 euros. La cuantía restante, 295.679, deberán proceder de las arcas municipales (o de cualquier otra ayuda que pueda capte Cruces), hasta cubrir la inversión global de 892.360 euros.

Obras en un tramo

Las obras afectan a la principal arteria del casco urbano, desde el cruce con Sergio Iglesias hasta el entronque con la travesía Vázquez 2. Antes de cerrar el acuerdo con la Diputación (que ya ha firmado los convenios con Dozón y Rodeiro para mejorar su consistorio y la Avenida Gumersindo Areán, respectivamente), el alcaide, Luis Taboada, “quiere conocer de primera mano la opinión de todos los afectados”. Y es que en la rúa Vázquez y sus perpendiculares se asienta todo el comercio cruceño. El regidor añade que “en una obra de esta envergadura lo lógico es que los vecinos y las vecinas puedan opinar sobre la misma; con el gobierno de Xuntos se terminan las imposiciones, ya que nosotros estamos a disposición del vecindario, y son ellos los que tienen la última palabra”. Confía en que el encuentro de mañana “salga una decisión clara para ponerse a trabajar o bien modificar la hoja de ruta”, apostilla.

Con esta reunión, Xuntos materializa un consenso que ya reclamaron los tres partidos de la oposición hace casi medio año. En el pleno del 26 de julio, el PP frenó el debate del proyecto de humanización porque faltaban informes. El documento volvió a pleno el 30 de ese mes, y salió adelante porque el PP y la concejala del PSOE se abstuvieron, mientras que el BNG votó en contra. Al ser 3 votos a favor y 3 en contra, salió adelante por el voto de calidad del alcalde.

Los tres partidos recalcaron que no hubo un consenso previo para este proyecto con los residentes, y desde el BNG se reclamaban además alternativas para estacionamiento, dado que el proyecto eliminará varias plazas para aparcar. Al margen del consenso, la humanización de esta calle y su reordenación del tráfico lleva décadas pendiente.