Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Seis de cada diez parroquias pierden vecinos

Los núcleos urbanos de Lalín y Silleda siguen creciendo

. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

La regresión demográfica en las comarcas se representa mediante una foto fija que apenas oscila desde hace años. Son habitualmente los municipios más pequeños los que tienen más dificultades para cortar esta sangría, pero en el último año solamente Cerdedo-Cotobade fue capaz de estirar su censo y los demás ocho concellos perdieron vecinos. Los aprobados raspados le permiten a Lalín y a A Estrada mantenerse dentro de la veintena de ayuntamientos gallegos de más de 20.000 habitantes a otros como Agolada y Agolada solo rebasan los 2.000 por algo más de dos centenares y un puñado a Dozón de un millar. El balance: 367 personas menos en doce meses.

Si pisamos las 246 parroquias que conforman los municipios de Deza y Tabeirós-Montes hay que reseñar que durante el pasado año el 62% perdieron habitantes o, dicho de otro modo, en 153 hay ahora menos personas. Aunque no semeja que estemos ante un fenómeno que nos muestre una revitalización del rural, en el primer año de la pandemia sanitaria habían sido 161 las parroquias que restaron moradores. En consecuencia, ahora son 77 las que mejoran sus registros poblacionales y 16 que los calcan. En un rápido desglose por municipios los datos del Nomenclátor difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) podemos indicar que son 23 parroquias lalinenses las que bajan habitantes y 17 las que los ganan. En Silleda son 22 frente a 11 y en Vila de Cruces solo mejoran sus registros 4 de sus 28 pedanías. En Rodeiro son 4 de 20; 2 de 21 en Agolada y en Dozón solamente 2 de sus 8. En el caso de A Estrada son 25 de 51 las que no fueron capaces de atraer más gente, 9 de las 13 de Forcarei y, por último, en Cerdedo-Cotobade se produce un curioso fenómeno: diez parroquias suben habitantes, las mismas que los pierden y una conserva los mismos números.

En las comarcas son 47 los lugares abandonados, dos menos que hace un año una vez que Dozón se queda con uno tras volver a cobrar vida otro; en concreto la aldea de Cardoufe (Sanguiñedo). Una decena corresponden a A Estrada –uno menos–, dos a Forcarei –también resta uno– y el municipio fusionado es el único donde aumentan los lugares sin gente al sumar uno y llegar a cuatro. Los demás no varían y Lalín mantiene seis, Silleda (8), Vila de Cruces (2) y 8 Rodeiro. De las localizaciones donde se respira más calma nos adentramos en las más pobladas, los cascos urbanos, y ni mucho menos todos funcionan como polos de atracción de vecinos; es más, solo lo hacen Lalín y Silleda y en menor medida los asentamientos de Cerdedo y Carballedo, con dos personas más en total. Lalín casco se estira hasta los 11.362 vecinos tras ganar 96 y 78 suma el de Silleda para situarse ahora con exactamente 3.621. En las calles del núcleo principal de Vila de Cruces viven 1.212 (-1), en el de Rodeiro son 410 (+9) y 492 en el de Agolada (-17). El de Dozón –parroquia de O– son una decena menos respecto a los 207 del año 2020.Y el de Forcarei baja en 22 casos hasta los 760., El de A Estrada cae 54 hasta 9.472.

Áreas periurbanas de Lalín

Si nos centramos exclusivamente en la evolución de Lalín en el último año conviene reseñar que su área urbana sigue creciendo y ya aglutina al 56% del censo de 20.199 vecinos. Hasta hace no demasiados años existía un equilibrio entre población rural y netamente urbana que ahora se rompe claramente hacia donde existen más servicios. Pero es más, las parroquias que durante el pasado ejercicio han sido capaces de engrosar su listado de vecinos no son zonas periurbanas o asentamientos más grandes. Albarellos, Alemparte, Barcia, Bendoiro, Botos, Busto, Camposancos, Castro, Cercio, Donsión, Madriñán, A Veiga y Santiso son las que crecen, mientras que otras mucho más pobladas como Donramiro, Goiás, Vilatuxe, Catasós, Filgueira o Losón ceden habitantes. De los 20.199 habitantes de la cabecera comarcal dezana son varones 9.855 y 10.344, mujeres. En doce meses Lalín perdió ocho habitantes.

Compartir el artículo

stats