El BNG estradense quiso seguir a la rama local del PSOE en su análisis de las estadísticas de población del concello publicadas recientemente por el INE, lamentándose de que “vamos cuesta abajo y sin frenos”. La agrupación política también manifestó su inquietud ante unas cifras que colocan al municipio en el abismo de los 20.000 habitantes, algo de lo que, sostienen, ya alertaba su partido desde 2018. De bajar en la barrera demográfica, el concello perdería su categoría actual, lo que afectaría a la hora de percibir ayudas económicas por parte de las distintas administraciones, según aseguraron los nacionalistas. Especificaron, además, la del PIE (Participación en los Ingresos del Estado) sería una de las que más se harían notar.

Desde el Bloque aprovecharon para señalar que el descenso continuo de la población se debe a la que consideran una inexistente política económica del gobierno municipal del PP, a los que acusaron de simplemente seguir las indicaciones de una consultora o empresa, como argumentan, fue el caso del Proyecto Estrella de estas Navidades, que consistió en poner a disposición de los vecinos y vecinas un coche eléctrico. Una medida que, estiman, será poco útil para luchar contra la crisis demográfica.

Finalmente, el BNG estradense afirma que es el momento de “dar un golpe de timón” a la política económica, priorizando la construcción de un suelo industrial frente a otras, como la de la nueva Alameda. Juzgan que elevar las posibilidades a este nivel de los habitantes de la villa es vital para evitar que estos busquen alternativas en otras latitudes, dando especial importancia a mejorar las condiciones de vida del rural.