Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lalín llega a 426 casos activos de COVID, su nuevo récord, y se pone al nivel de A Estrada

El municipio dezano suma 84 en tres días y el de Tabeirós repunta tras varias jornadas a la baja | En Cerdedo-Cotobade hay 84 enfermos, 70 en Silleda, 66 en Cruces y 44 en Rodeiro

El párroco Marcos Torres toma la muestra para realizar su test, ayer, en Lalín. Bernabé/Javier Lalín

Lalín marca un nuevo récord en cuanto a casos activos de COVID-19 desde que comenzó la pandemia: 426, tras añadir 84 durante el fin de semana. De este modo, la capital dezana se pone al nivel de su vecina de Tabeirós, que ayer presentaba solo un enfermo menos. No obstante, los 425 registrados en A Estrada suponen un repunte después de varias jornadas a la baja, tras haber tocado techo el pasado viernes, día 7, con 513 personas infectadas. Además, son ya una decena los pacientes hospitalizados en este concello.

La caída por debajo de 400 activos experimentada el lunes en territorio estradense fue “una distorsion derivada del fin de semana”, en palabras de su coordinador médico, Juan Sánchez Castro. La ola sigue creciendo con nuevos positivos cada día; son 710 en los catorce últimos, que elevan la incidencia acumulada a un nuevo máximo: 3.500 casos por 100.000 habitantes. Tampoco decae la tasa de positividad, ya en el 33,6%: 425 positivos en las 1.262 pruebas realizadas en lo que va de enero. Solo el lunes se detectaron 95 contagios, más de la mitad de los 170 tests practicados. “Si tenemos el 50% de los sintomáticos positivos y el 10% de los asintomáticos contactos positivos, la lectura es clara”, colige Sánchez Castro: “Existe una transmisión comunitaria evidente y la prevalencia del virus es todavía mas alta de la que reflejan las cifras de incidencia acumulada”, subraya el facultativo.

El segundo territorio por incidencia es Rodeiro, con una tasa de 2.200, al constatarse 52 positivos en dos semanas, 28 de ellos en la última. Supera a Lalín, cuya tasa es de 1.800, tras diagnosticar 364 contagios en catorce jornadas. Los enfermos de coronavirus con médico asignado en el municipio de Camba son 44, ocho más de los que se registraban el lunes.

En cambio, Silleda baja a 70 casos activos, si bien del lunes al martes se confirmó una treintena de positivos nuevos. En total, se han diagnosticado 109 en dos semanas, lo que se traduce en una incidencia acumulada de 1.232. Algo por encima, con 1.570, está Vila de Cruces, en donde se han descubierto 80 contagios en el mismo tiempo. Este municipio sumaba ayer dos casos activos, llegando a 66, de los que hay un par ingresados en planta.

Dozón continúa con seis personas enfermas de COVID, si bien son ya catorce los contagios confirmados en otras tantas jornadas, de modo que su tasa es de 1.325. Agolada tiene una incidencia de 1.077, tras constatar 24 diagnósticos positivos en dos semanas, de los que 14 se corresponden a la última.

En Forcarei son 58 los contagios de alguna variante de SARS-CoV-2 comunicados en dos semanas, aunque solo 17 se produjeron en la última. En Cerdedo-Cotobade, con 84 casos activos el lunes, son 70 los positivos descubiertos en catorce días, también menos de la mitad (33) en los siete más recientes; su tasa de incidencia es de 1.224, mientras que la forcaricense está en 1.775.

Gente a las puertas del Lalín Arena.

Gente a las puertas del Lalín Arena. Bernabé/Javier Lalín

Más tests en Lalín, pero más positividad en Tabeirós

Las pruebas diagnósticas gratuitas continúan en el Lalín Arena y en la Fundación de Exposicións e Congresos de A Estrada, en horario de 11:30 a 18:00, para personas asintomáticas. Ayer se realizaron 286 tests, de los que 31 (10,8%) arrojaron un resultado positivo. En concreto, fueron 19 de los 224 practicados en Lalín (8,5%) y 12 de los 62 (19,4%) realizados en A Estrada. Llama la atención la diferencia de participación entre ambas localidades. El lunes habían acudido 171 personas al Arena, con 16 positivos (9,4%), y 134 al pabellón estradense, con 19 (14%). La positividad aumenta en A Estrada a pesar del gran descenso de participación. La apertura de estos puntos de diagnóstico rápido trajo consigo algunas quejas relativas al horario o a la toma de muestras. Una usuaria de A Estrada refería que el servicio estaba cerrado cuando llegó, a las 14:50, y que no abrió hasta las 15:55, aunque en un cartel ponía que lo haría a las 15:30. También señala que se dejaron de recoger muestras a las 17:45. Otra queja tiene que ver con el sistema empleado: “Te dan un bastoncillo, vas para fuera, lo metes tú por la nariz, lo vuelves a poner en el envoltorio y lo entregas”, afirma una mujer. Así que algunos optaban directamente por marcharse y otros solo introducían “un poco” el bastoncillo, por lo que duda de que sus pruebas tengan validez. Desde el Área Sanitaria de Santiago admiten que durante el primer día se produjeron “diversas incidencias”, debido a “la premura” de la organización, pero que ayer estaban “subsanadas” y que incluso hubo “refuerzo de personal”. Aclaran que los dos tests empleados en estos puntos están validados y se utiliza uno u otro en función de la disponibilidad.

Vacunación infantil

Por otro lado, ayer se retomó la vacunación masiva en edad pediátrica frente al COVID-19 en el Área Sanitaria de Santiago de Compostela y Barbanza. En la Cidade da Cultura –vacunódromo de referencia para Deza y A Estrada– estaban citados unos 1.800 niños. Este proceso continúa hoy y mañana, en horario de tarde, y el sábado, día 15, por la mañana.

Compartir el artículo

stats