Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El precio del alquiler de la vivienda aumenta por el desequilibrio entre demanda y oferta

Predomina la venta de inmuebles de segunda mano | Los precios oscilan entre 70.000 y los 120.000 euros | Existe desconfianza a la hora de arrendar casas | Las inmobiliarias crean listas de espera entre sus clientes

El precio del alquiler de la vivienda aumenta por el desequilibrio entre demanda y oferta

El precio de la vivienda crece en las comarcas del Deza-Tabeirós-Terra de Montes, siguiendo el comportamiento del resto de Galicia, que cierra el año con un aumento de entorno al 20% respecto al 2020, superando la tasa media española. Asimismo, el alquiler es la opción más demandad, y la más escasa, por lo que sufre una subida más acusada que el precio de venta de inmuebles, rondando los 350 euros en municipios como A Estrada y Lalín.

El estradense Javier Ribadavia, de Kobel Inmobiliaria, comparte que el mercado inmobiliario en A Estrada reproduce los esquemas del mercado autonómico, con una intensa demanda de viviendas en alquiler, pero poca oferta. La gente joven, a menudo con situaciones económicas inestables, no dispone de las facilidades ni del contexto necesario para acceder a la compra de un inmueble, si bien Ribadavia apunta que sería la alternativa más factible, “conozco casos de parejas que estaban pagando en torno a los 400 euros de alquiler por un inmueble que no era suyo, y ahora pagan algo más de 300 por su propia casa”. El motivo, confiesa, es que en su opinión los propietarios no se fían de la seguridad de alquilar, y en muchos casos prefieren tener el inmueble vacío, sin generar ningún tipo de ganancia, a arriesgarse a impagos, desperfectos, o ocupaciones.

Desde la inmobiliaria Brea, de Silleda, coinciden con esta lectura. Dentro de sus ofertas ya no cuentan con un sólo inmueble de alquiler, y cuentan con lista de espera de interesados al acecho de que se vacíe alguna vivienda.

Por otra parte, desde Lalín, la Inmobiliaria K2 concuerda con sus compañeros de gremio de las demás comarcas, añadiendo que a día de hoy sólo dispone de una vivienda para alquiler, pero que esta está en malas condiciones.

En cuanto a la compra y venta, a día de hoy es la opción con más oferta. Los propietarios no se fían de alquilar sus viviendas, por lo que lo habitual es que intenten venderlas, pese a haber numerosas opciones que garantizan la protección de los arrendadores, como son los seguros de alquiler, para los cuales es preciso demostrar una situación financiera estable.

La inmobiliaria Kobel sitúa el precio medio de la vivienda en A Estrada entre los 70.000 y los 120.000 euros, y adelanta que el 2022 puede ser un buen año para invertir en este sector, dado que el municipio está en plena fase de desarrollo gracias a la futura apertura de las superficies comerciales Lidl y Mercadona, una nueva residencia para mayores, el nuevo Centro de Saúde, y de una guardería pública. Además, cuenta que a día de hoy la mayor parte de la oferta son viviendas de segunda mano, cuyos precios están asentados y en raras ocasiones se puede presionar al propietario para que acceda a negociar. No obstante, con la promesa de nuevas edificaciones en este ciclo del 2022, la oferta se ampliará, lo que permitirá que el comprador tenga más margen de actuación a la hora de conseguir un buen precio.

Lalín maneja un rango bastante similar en cuanto al importe de las viviendas, como señala Luís González, que a día de hoy cuenta con cerca de unos 30 inmuebles en venta, también de segunda mano.

Las dos inmobiliarias del Deza, Brea y K2, reconocen que no hay previsión de nuevas construcciones en un futuro cercano en sus respectivos municipios, por lo que se trata de mercados con menos movimiento.

Por otra parte, los integrantes del gremio reconocen que el precio de la vivienda ha subido con respecto a otros años, si bien desde Silleda puntualizan que dicho incremento no es a penas significativo, y que se debe al flujo normal del mercado. Si bien lo que sí debe tenerse en cuenta es el encarecimiento de materiales y suministros en la construcción, que consecuentemente repercutirá en el coste final de la vivienda una vez el particular puede optar a adquirirla.

Construir de cero sale más factible que rehabilitar

La constructora estradense Bamarti es una de las empresas más asentadas en el sector inmobiliario local, con varios proyectos de nuevas edificaciones entre manos, a parte de su faceta como agencia inmobiliaria. Uno de los mencionados proyectos es la restauración del edificio de la antigua Biblioteca Municipal de A Estrada en la calle Serafín Pazo. Con esa iniciativa el empresario Fernando Martínez pretende habilitar 20 viviendas y dos plantas subterráneas destinadas a garaje, según recoge el plan urbanístico aprobado en el 2017. Conseguir la licencia para llevar a cabo esta obra fue un proceso tedioso, largo, y “lleno de trabas”, confiesa Martínez. Por lo que, según la promotora, a día de hoy resulta más conveniente para el negocio construir desde cero a las afueras del núcleo urbano, especialmente si los edificios que se pretende rehabilitar están contemplados dentro de Patrimonio para la conservación de su fachada. Eso explica que en municipios como A Estrada, el casco urbano disponga de tantos edificios antiguos desocupados, mientras se sigue construyendo nuevas edificaciones en los márgenes de la urbe. Desde la promotora Bamarti muestran su descontento con la falta de cooperación por parte de la administración a la hora de intentar conservar esas edificaciones históricas, que dan personalidad al paisaje urbano de la comunidad. No obstante, aseguran que en lo demás, el mercado inmobiliario estradense es estable, y coherente a la hora de fijar precios.

Compartir el artículo

stats