Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

marcel van bree nnficha personal | Director de la Banda de Lalín

“Intentaremos cumplir la programación anual prevista para la Banda de Lalín”

“Tengo mis propias ideas para la formación y las iremos ajustando sobre la marcha”

Van Bree durante su etapa como director titular de la Banda de Música de Salcedo. | // GUSTAVO SANTOS

Deseando que llegue su primer ensayo con la que fue su formación musical durante casi 13 años. Así se encuentra el holandés Marcel van Bree ante la que será su segunda etapa como director de la Banda de Lalín. El veterano director de los Países Bajos fue su batuta entre 1991 y 2004, y ahora todo coincidió para que su adiós a la Banda de Salcedo le permitiese regresar a la capital dezana, justo cuando David Fiuza tiene que abandonar el cargo para atender su puesto como director en la Banda de Santiago.

–Parece que, como en el caso del turrón, vuelve a “casa” por Navidad, ¿no le parece?

–Sin duda. Quién lo hubiera pensado después de casi 30 años. Lo cierto es que recibí una cariñosa llamada del presidente, Alejandro, para contarme que David tenía que dejarlo porque estaba obligado por asuntos laborales. Lo cierto es que hablamos del tema y tengo que decir que nos pusimos de acuerdo en poco tiempo en que era una buena idea intentarlo otra vez con la Banda de Lalín.

–¿Va a compaginar la dirección de la formación lalinense con alguna otra actividad paralela?

–Mi intención es dedicarme en exclusiva a la Banda de Lalín. Así fue como quedamos Alejandro y yo porque como te digo coincidimos en que es un buen momento.

–¿En qué se va a diferenciar su nueva etapa en la capital dezana con respecto a la primera?

–Cuando yo empecé en el 91 las cosas eran muy diferentes. La vida ya era entonces distinta. Además, ahora estamos con la complicación de la pandemia. La gran diferencia en estos momentos es que tanto la Banda como yo tenemos otras experiencias. En esta ocasión, habría que buscar la forma de aprovecharlas en ambos casos. Cuando yo llegué a Lalín la formación musical estaba compuesta por gente mucho mayor que ahora y menos formado como músicos. Yo creo que esa es la gran diferencia desde el punto de vista musical que me voy a encontrar en este momento.

–¿A qué nuevas cotas le gustaría llevar a la Banda de Lalín?

–Es muy difícil de saber. Primero por la pandemia porque habrá que ir poco a poco y hay que ver cómo evoluciona y, también, nuestro trabajo. De todas formas, en el caso del trabajo no tengo duda de que se realizarán muchos avances. En la actual situación los proyectos tienen que ser a corto plazo. Por supuesto, yo tengo mis propias ideas para la Banda y supongo que las iremos ajustando sobre la marcha. La Banda de Lalín tiene su programación anual que vamos a intentar cumplir. Me refiero a sus obligaciones cerca de casa.

–¿Qué papel le gustaría que tuviesen los más jóvenes de esta agrupación musical lalinense?

–Sé que tiene muchos efectivos jóvenes y muy buenos. Además de cuidar el conjunto también hay que estar atentos a las individualidades pero no porque son talentos, sino para que cada uno se encuentre a gusto en la formación y pueda progresar. Si cada uno lo hace de forma personal, también mejora el conjunto de la Banda. Saben que estoy a disposición de todos los músicos para cualquier cosa.

–¿Su primer ensayo será este viernes o cambiaron la fecha?

–En principio ensayaremos los días 7 y 8. Creo que estaba previsto incluso hacerlo unos días antes pero las tarimas que sirven para ampliar la superficie del escenario todavía no han podido llegar, con lo cual al final realizaremos los ensayos el viernes y el sábado ya con todo instalado y preparado.

–¿En qué va a consistir el repertorio del concierto de la Feira do Cocido de 2022?

–Propuse una selección variada que espero guste a la gente. Empezaremos con una Obertura de Verdi, un clásico para empezar que siempre es del agrado del público y que tiene una serie de arreglos que va muy bien para formaciones musicales como las Bandas. Después interpretaremos una sinfonía corta, una obra muy interesante de un autor portugués que se llama Porto de saudade y seguiremos con un par de obras un poco más ligeras de carácter como son las danzas de Khachaturian y música de bandas sonoras. Como digo me parece que es una selección muy amena y trabajaremos para que sea del agrado del público que venga a presenciar el concierto del Cocido.

–¿Tiene referencias de los músicos a los que dirigirá?

–Hay que tener en cuenta de que a mucha gente no la conozco por razones obvias. Hay un grupito de 15 músicos a los que sí conozco pero los otros 70, por decirlo así, no les he visto nunca. De todas formas, tengo la sensación de que será fácil conectar con todos ellos dentro del buen ambiente que hay en Lalín.

–¿Cómo ha planificado su primera toma de contacto con los músicos de la Banda?

–Yo creo que todo va a ser muy fácil porque ya tenemos el primer concierto en el fin de semana de la Feira do Cocido. Es lo mejor que nos puede pasar porque en este tipo de cosas lo importante es ir al grano. Además, el repertorio para ese concierto ya está decidido y pienso que podremos empezar a ensayarlo directamente desde el primer momento que estemos juntos para su preparación. Desde luego, mi intención es hablar con los músicos para transmitirles lo que estoy acostumbrado a recibir de ellos y, también, de lo que ellos puedan recibir por mi parte. Esta interacción es lo más importante en estos casos. Pero, bueno, eso son diez minutos. El resto sería sobre todo música

Compartir el artículo

stats