Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La sexta ola ya es tsunami en A Estrada

El municipio alcanza los 152 casos activos, a dos del pico de enero | Solo en la última semana registra 125 positivos | Lalín totaliza 128 en catorce días y Silleda cuenta 39

Cribado mediante test de antígenos durante la tercera ola en A Estrada. Bernabé/Javier Lalín

La sexta ola va camino de convertirse en un tsunami en A Estrada, dado el crecimiento vertical del número de contagios. En el municipio había ayer 152 casos activos de coronavirus, 18 más que la víspera y a solo dos del récord alcanzado a finales de enero pasado, durante el pico de la tercera ola. Si bien la situación es equiparable desde el punto de vista cuantitativo, no lo es en cuanto a la gravedad de los contagios, que ha caído en picado gracias a la vacunación. De hecho, el servicio local de Atención Primaria no tiene constancia de que haya ninguna persona hospitalizada por infección de SARS-CoV-2.

Hasta 125 positivos se han diagnosticado en A Estrada en la última semana, casi el 78% de los 161 detectados en catorce días, que le refrendan como territorio con mayor incidencia acumulada en Deza y Tabeirós-Terra de Montes: 795 casos por cada 100.000 habitantes. Está muy cerca de la tasa de 829 alcanzada el 29 de enero, con 170 positivos en dos semanas y 153 casos activos, récord absoluto de la pandemia en el concello. Desde ese día comenzó a doblegarse la curva de una tercera ola que no se dio por extinguida hasta el 15 de marzo.

Llegó entonces la primavera y una calma chicha que apenas dejó ver la cuarta ola. La quinta tuvo su momento álgido en pleno verano, con picos próximos al medio centenar de activos. Luego volvió la estabilidad, hasta que en la segunda quincena de este mes de diciembre empezó a formarse una sexta ola cuya cresta aún no se atisba.

Dar por finalizada la pandemia

Claro que la actual expansión del virus podría acarrear un efecto positivo, tal como refiere al coordinador médico del centro de salud estradense. “La magnitud de la sexta onda es tal que es factible que, por la población que quedará inmunizada, la amplia cobertura vacunal y la menor agresividad de esta variante tan contagiosa, a finales de enero, se podría empezar a dar por finalizada esta pandemia”, valora Juan Sánchez Castro.

Otros tres municipios de la zona están en nivel de riesgo extremo, al rebasar la tasa de 500/100.000. Son: Vila de Cruces, con 647, al registrar 33 positivos en catorce días, de los que 22 corresponden a la última semana. Lalín, con una tasa de 633, al detectar 128 contagios en dos semanas, 78 en la mitad de tiempo. Y Cerdedo-Cotobade, con 560, al diagnosticar 32 (21 en siete días); en este territorio había ayer 34 casos activos, según información del Concello, cinco más que el sábado.

Silleda repite con 39 positivos en dos semanas –treinta de ellos en la última–, lo que mantiene su tasa en 441. A continuación se sitúa Forcarei, que apunta otro contagio y llega a trece, de modo que su incidencia se eleva a 398/100.000.

Rodeiro, Agolada y Dozón no llegan a la decena de contagios en dos semanas. Los dos primeros se mueven en la horquilla de 6 a 9 casos, pues el mapa del Sergas les da una incidencia de entre 250 y 500. Dozón repite con dos contagios en catorce jornadas, uno de los cuales se produjo en los últimos siete días.

Compartir el artículo

stats