El tramo en obras de la calle Progreso reabrió ayer al tráfico rodado, solamente de turismos, por ahora. Desde el Concello de Silleda se informa de la colocación de señales de prohibición de vehículos pesados y de limitación de velocidad a 20 kilómetros por hora. Al mismo tiempo, se recuerda a los condutores que, al tratarse de una vía de plataforma única, la preferencia en todo el tramo es peatonal, tal como establece el código de circulación.