Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Menos fuegos forestales, pero más superficie quemada

El distrito XVI registró 30 incendios, frente a los 56 de 2020 | Pero arrasaron 211 hectáreas, casi 100 más | Lalín despide 2021 sin ningún siniestro

El incendio registrado este lunes entre Sabucedo y Tomonde.

A las puertas del invierno, este lunes a última hora de la tarde se registró un incendio entre Sabucedo y Tomonde, dos parroquias de A Estrada y Cerdedo-Cotobade, que afectó a 2,5 hectáreas de arbolado y en cuya extinción trabajaron un agente, cinco brigadas y dos motobombas. En vista del tren de borrascas que protagonizarán las fiestas navideñas, es previsible que éste sea el último fuego forestal del año en el distrito XVI, al que pertenecen Deza y Tabeirós-Montes.

La cifra más baja desde 2014

Con este fuego, en 2021 hubo en total 30 en la zona. Son bastantes menos que los 56 de 2020, y se convierten en la cifra más baja de fuegos desde 2014. Pero ojo, porque si hablamos de superficie quemada, resulta que en 2020 habían ardido 116,85 hectáreas, pero este año quedaron afectadas 211,39, es decir, casi 100 más. En un balance por municipios, hay que resaltar que Lalín cierra el año sin ningún fuego forestal, y que en el caso de Cerdedo-Cotobade, en la zona de Cerdedo solo tuvo lugar el de esta semana, puesto que los 3 registrados antes fueron en tierras de Cotobade (que ya pertenece al distrito forestal XIX, Caldas-O Salnés), y dieron como resultado 106 hectáreas quemadas, que se quedan fuera de este cómputo.

"Rodeiro encabeza la lista, tanto en incidentes como en terreno calcinado"

decoration

Rodeiro, por su parte, encabeza la lista de incendios del distrito, y también la de superficie quemada. El municipio de Camba padeció 11 fuegos forestales, que afectaron a nada menos que 139,56 hectáreas. Si echamos mano de la hemeroteca, entre el 16 y el 23 de agosto Rodeiro había sufrido ya cinco incendios en una semana en puntos del casco urbano, así como en Senra, O Az, Río o A Portela. Pero el más voraz de todos ellos no fue en verano, sino el 1 de abril, y en Pedroso. Por entonces un tiempo seco y la noche (que dificulta y limita las labores de extinción) se aliaron para quemar 126 hectáreas, de las que 120 eran de monte raso. Rodeiro, ya en julio de 2020, había sido víctima de una oleada de incendios claramente intencionados.

Por detrás de Rodeiro se coloca su vecino Dozón, con 9 fuegos, pero con 31,80 hectáreas. Dozón nos aporta otro ejemplo de los efectos del cambio climático: el 19 de enero, en pleno invierno y también por la noche, ardieron 4 hectáreas de monte raso, en el lugar de As Nogueiras.

En este ranking, Agolada registró durante el año 3 fuegos forestales que, entre todos, quemaron más superficie que los 9 de Dozón, al contabilizar 32,18 hectáreas. Y en Agolada ocurre lo mismo que en Rodeiro: un incendio voraz acumula buena parte del balance total. En la madrugada del 23 al 24 de marzo, en la parroquia de Trabancas quedaron calcinadas 20 hectáreas, en las que solo había 3.000 metros cuadrados de arbolado.

Bastantes más modestas son las cifras de los concellos restantes. Tanto en A Estrada como en Forcarei se registraron dos incendios forestales este año. En la capital estradense, esos dos fuegos quemaron 1,14 hectáreas, mientras que los de Forcarei afectaron a 3,41. Por último, tanto en Silleda como en Vila de Cruces hubo solo un incendio, que en Trasdeza arrasó 0,67 hectáreas y en Cruces, 0,13.

Desbroces para prevención

Es muy difícil frenar el abandono de tierras, en un rural cada vez más envejecido y agobiado por los costes de producción de las granjas y las fincas. Pero sí se puede mejorar el acceso a fincas y montes para facilitar las labores de extinción de los incendios. Por eso, desde hace meses los trabajadores del distrito forestal XVI están inmersos en labores de desbroces en montes de Silleda así como de A Estrada. Lo hacen mediante el uso de tractores o a mano, como en el caso de la recuperación del antiguo camino de Parada, en A Estrada. A mediados de noviembre, ya habían limpiado 150 hectáreas.

Agader y el patrimonio

En su memoria de 2020, la Axencia Galega para o Desenvolvemento Rural, Agader, menciona dos convenios firmados entre la Consellería do Medio Rural con los concellos de Lalín y Rodeiro. El de Lalín, por 73.757 euros, permitió crear un punto de encuentro en la parroquias de Goiás, adecuando una sala de exposiciones para creadores y artistas de la comarca dezana. El de Rodeiro, con 8.000 euros, hizo posible la recuperación de la construcción original del puente de Pedroso, levantado en el siglo XII y por el que transcurre la ruta jacobea del Camiño de Inverno. Así, se retiraron elementos añadidos en anteriores intervenciones y se repuso el adoquinado original. Ya en 2018 se habían realizado labores de limpieza para eliminar la maleza que cubría esta pasarela.

Los dos proyectos ya están ejecutados. La Consellería de Medio Rural indica que estas iniciativas forman parte de proyectos “senlleiros” con los que Agader quiere mejorar los espacios del rural y el nivel de vida de las personas que habitan en él, ofreciéndoles más propuestas de ocio, deporte, cultura o cualquier otro servicio básico. Estas iniciativas también buscan promover la vida en comunidad en los núcleos rurales y poner en valor distintas infraestructuras. Se trata, en suma, de recuperar elementos del patrimonio natural, cultural o etnográfico a la vez que se crea riqueza y empleo, básicos para fijar población en el rural.

Compartir el artículo

stats