Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¡Quien rompe, paga!

Los autores de la destrucción de la réplica del avión de Loriga tienen entre 18 y 20 años y deberán sufragar su restauración

Los restos de la réplica, ayer, en las dependencias de Protección Civil de Lalín. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

El acto vandálico que acabó con los restos de la réplica del avión de Joaquín Loriga de las Aldeas de Nadal de Lalín en el Paseo do Pontiñas tendrá consecuencias para sus autores. De momento, las fuerzas de seguridad siguen investigando el asunto para dar con el paradero de los cuatro jóvenes que supuestamente lo cometieron en la madrugada del lunes. Sí se sabe que todos tienen edades comprendidas entre los 18 y los 20 años, por lo que tendrán que responder personalmente de lo sucedido. Fuentes consultadas por esta Redacción apuntan a que lo habitual será que todos ellos sufraguen de su bolsillo los daños causados durante la gamberrada que ha empañado el inicio de las fiestas navideñas en Lalín. Además, la Policía Local revisa las grabaciones de varias cámaras de la zona, aunque desde el cuerpo se reconoce que la calidad de las imágenes deja mucho que desear.

El fuselaje, el tren de aterrizaje y lo que queda de las alas de la maqueta del Breguet XIX permanecían ayer en las dependencias de Protección Civil de Lalín a la espera de su restauración. Luchi Iglesias, alma mater del proyecto Aldeas de Nadal de Lalín, confía en que los trabajos se inicien lo antes posible para poder reponerlo en su ubicación junto a la estatua del aviador de la Escuadrilla Elcano, en pleno centro de la capital dezana, donde se valora anclarlo para evitar que se repitan sucesos similares. Iglesias lamentaba ayer que el incidente sucediera en pleno puente festivo porque ralentiza los trabajos necesarios para que el avión de madera pueda volver a su situación inicial. Mientras tanto, las piezas que están depositadas en la sede de Protección Civil muestran un estado lamentable después de estar varias horas en el lecho del río Pontiñas. El fuselaje es el que aparenta menos daños pero tanto una de las alas como la hélice del morro y el tren de aterrizaje presentan varias e importantes averías.

Diez días de trabajo

A la espera de lo que se decida con el destino de la réplica, en Lalín hay una persona que sigue con especial interés los acontecimientos. Se trata del ebanista Alfonso Blanco, encargado de la realización de la pieza, que todavía ayer no sabía si se le encargaría o no la tarea de restaurarlo. Blanco invirtió una decena de jornadas de su trabajo en la construcción del avión y todavía no había podido ayer echarle un vistazo a lo recuperado del río Pontiñas para valorar su estado. Luchi Iglesias se muestra partidario de que sea Blanco el que en buena lógica se dedique a la tarea de la recuperación del elemento decorativo navideño realizado en madera de contrachapado.

En otro orden de cosas, desde lo sucedido con el Breguet XIX a escala de las Aldeas de Nadal, la Policía Local ha aumentado la vigilancia en todos los parques de Lalín y en especial en los lugares donde están ubicadas las casitas construidas para este iniciativa municipal. El mismo lunes, sobre las 22.00 horas, se pudo ver a un coche patrulla de la policía municipal haciendo rondas por lugares específicos de la localidad como es el barrio de O Regueiriño. El suceso del avión de Joaquín Loriga ha provocado que las dotaciones de la Policía Local de Lalín tengan que redoblar a partir de ahora sus esfuerzos para evitar tanto lo acontecido con la maqueta como lo que también pasó en la Aldea do Nadal de la Praza da Vila, dedicada a la música, que sufrió desperfectos, aunque de menor gravedad, por parte de unos desaprensivos durante el fin de semana.

Compartir el artículo

stats