Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los 19 parques eólicos en trámite duplican la potencia que ya está instalada en las comarcas

Rebasan los 764 megavatios, frente a los 348 que ya producen los 13 complejos instalados desde 2000 | Forcarei, con 105,5 aerogeneradores, y Lalín, con 80, aglutinan buena parte de los 276 molinillos totales

Vista del parque eólico en el Monte Faro, entre Rodeiro y Chantada.

La necesidad de cumplir con los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en energías no contaminantes y un ligero avance en proyectos eólicos ya presentados en ejercicios anteriores explica que este año a punto de terminar estuviese marcado por el goteo de exposiciones públicas de una veintena de proyectos eólicos que quieren asentarse en las cumbres de las comarcas. Entre todos, suman 764,35 megavatios (MW) de potencia, el doble de los 348 que tienen los parques que ya están funcionando desde el año 2000.

Aquellos que superan los 50 MW son tramitados por el Ministerio para la Transición Ecológica, aunque la Xunta puede emitir informes en contra si, por ejemplo, están fuera de las Áreas de Desarrollo Eólico (ADE). Hay ocho megaparques, de los que cinco están promovidos por Greenalia Wind Power: Son : Galerna, con 56 MW, que afectará a terrenos de Lalín y Dozón; Tramontana, con 72,8 MW y proyectado sobre Silleda, Forcarei y Cerdedo-Cotobade; Brisa, con 61,5 MW y en tierras de Rodeiro y Dozón; Siroco, también con 61, 5 MW de potencia y previsto en Cerdedo-Cotobade; y Céfiro, de 56 MW y ubicado en Lalín. Los cinco iniciaron trámites en 2019, según los datos que ofrece el Miteco. Completan la lista el eólico Afrende, que Volantis Renovables promueve en A Estrada, Silleda y Forcarei; con 53,5 MW, y los de Monte dos Porcallos y Val do Folgoso, ambos de Green Capital Development, con 56 MW cada uno. Porcallos tomará terrenos de Lalín, Rodeiro y Dozón, mientras Val do Folgoso afecta a la capital dezana, así como a Cruces y Silleda.

Estos ocho megaproyectos tendrán una potencia total de 473,6 MW. La restante, los 290,75, hasta llegar a los 764,35 que mencionamos, procede de otros 11 parques que se tramitan ante la Consellería de Industria. De ellos, seis todavía tienen abierto el periodo de alegaciones: Suíme, en Rodeiro (30 MW, de Greenalia; Serra do Farelo, entre Agolada y Antas de Ulla (18 MW, de AV Serra do Farelo); Estivada, también entre Agolada y Antas (36 MW, Green Capital Power); Castro Valente, entre A Estrada, Padrón y Valga (18 MW, Green Capital Power); Paraño Oeste (Forcarei y Beariz, (49,7 MW, Eólica Galenova SLU); y As Penizas, en Cerdedo-Cotobade y Forcarei (33,6 MW Greenalia Wind Power).

Plazo cerrado

Cerró ya el plazo de alegaciones para Alborín, en Rodeiro (13,5 MW); Zamorra, en Agolada (31,5) y Cunca, en Vila de Cruces (22,5). Los tres están promovidos por Green Capital Power. De igual modo, ya no se puede alegar a Porto Vidros, en Cerdedo-Cotobade, con 10,35 MW, ni a Campo das Rosas (A Estrada y Cerdedo-Cotobade, con 27,6 MW). Los dos están promovidos por Naturgy. Sobre Cruces planeaban los proyectos de Órrea (11 MW), Mesada (42), Axóuxere (22,5) y Rodeira (22,5), que ya no figuran en la web de Economía e Industria.

Pancartas en Acevedo, en Forcarei, contra los proyectos Tramontana y Siroco. BERNABE/JAVIER LALIN

Rechazo social

La respuesta social contra estos proyectos es clara: a mediados del año pasado, se habían presentado 440 alegaciones solo contra los proyectos que afectaban a terrenos de A Estrada y Forcarei, y más de 3.000 contra los de Cruces. Y es que el concello forcaricense, según el Observatorio Eólico de Galicia, es el municipio más saturado de molinillos de las comarcas, con 105,5 de los 276 totales. Son datos de 2019, que indican que Lalín cuenta con 80 aerogeneradores y Rodeiro, con 36. Completan la lista los 21 molinillos de Cerdedo-Cotobade; los 12,5 de Silleda y los 11 de Agolada. En Vila de Cruces funcionan 2 y en A Estrada, otros tantos. Por comarcas, tenemos 147,5 aerogeneradores en Deza y 128,5 en Tabeirós-Montes.

El informe Impacto eólico y social del sector eólico en Galicia, de la Asociación Eólica en Galicia, indica que a enero de 2020 funcionan en Deza y Tabeirós 13 parques, por cierto, ninguno de ellos superior a los 50 MW. En Forcarei tenemos Campo das Cruces (1,8 MW); Masgalán-Campo do Coco, que comparte con Silleda y Lalín (49,5); Monte Seixo-Cando, con Cerdedo-Cotobade y A Lama también afectados (34,9 MW) y Serra do Cando, en las mismas ubicaciones (29,2).

En Lalín funciona su parque eólico singular (3 MW); Monte Carrio, con instalaciones en Cruces (31,4); y Ameixeiras-Testeiro, también en O Irixo (49,5). Couto de San Sebastián (18 MW) ocupa tierras de Silleda y A Estrada. En la capital estradense, como en Cuntis, funciona desde 2009 Monte Arca, con 6 MW. A Rodeiro le afectan cuatro, en terreno fronterizo con tierras lucenses: Chantada (48 MW); Monte Cabezas (36,8); Farelo (28,5, y que afecta también a Agolada) y Penas Grandes (14,4).

Rueda de prensa, a mediados de año, de plataformas contra eólicos de Lalín, Cruces, Rodeiro y Forcarei. BERNABE/JAVIER LALIN

0,67 euros por metro cuadrado

Hay promotores que tramitan la solicitud de utilidad pública para poder expropiar los terrenos. Pero hay otras alternativas, como la compra o el arrendamiento, que suele ser la figura más habitual. Según el mencionado informe de la Asociación Eólica de Galicia, en 2018 las eólicas abonaron 11 millones de euros a los dueños de terrenos afectados. Así, el precio se sitúa en 3.334 euros por MW al año. Si queremos verlo sobre superficies, resulta que se pagan 0,67 euros por cada metro cuadrado, mientras que los arrendamientos para uso agrícola, según el Ministerio de Agricultura, se pagan a bastante menos, a 0,018 euros por metro cuadrado. Es decir, la renta para uso eólico es 37 veces más alta que para uso agrícola. Pero esta diferencia no convence ni a la sociedad ni a la s administraciones de las comarcas, que apuntan que buena parte de los proyectos eólicos afectarán a tierras de cultivo. Por eso, desde que comenzó el goteo de exposiciones públicas, los concellos de Lalín, Rodeiro, Silleda y Vila de Cruces tramitaron alegaciones, así como el BNG de A Estrada y Cerdedo.

De igual modo, se pusieron en marcha plataformas vecinales en Lalín (Non LAT Carmoega Galegos); Vila de Cruces (Plataforma de Afectadas/os eólicos Cruces) o Camba (Rodeiro contra o expolio eólico). Rodeiro, en mayo, puso en marcha una comisión no permanente de seguimiento contra los eólicos pero que, como denuncia Unidade por Rodeiro, nunca llegó a reunirse.

Compartir el artículo

stats