Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El coronavirus reaparece en Vila de Cruces y ya solo se libra Dozón

Es el primer caso en territorio cruceño en más de un mes | En Lalín se confirma el positivo de una trabajadora de la residencia As Dores

Un café con certificado. La hostelería gallega estrenaba el sábado la obligatoriedad de exigir el certificado COVID sus clientes, excepto los menores de 12 años: Restaurantes y salones de banquetes durante todo el día y bares y cafeterías, en interior, a partir de las 21:00 horas, además del ocio nocturno. Todos los establecimientos tienen limitadas las mesas a un máximo de ocho personas en interior y quince en terrazas. Hosteleros consultados indican que, en general, la gente está informada: “Vienen todos con el papelito”, afirmaba el responsable de una parrillada de Silleda. Claro que muchos optan por el certificado digital, como el que muestra una clienta al camarero del Bar Eureka, en A Estrada.

Cerca de un centenar de positivos de COVID-19 han sido diagnosticados a otros tantos vecinos de Deza y Tabeirós-Terra de Montes en los últimos catorce días. La aparición de una persona infectada en Vila de Cruces, que llevaba más de un mes sin ningún caso activo, deja a Dozón como único territorio libre de SARS-CoV-2. De hecho, puede decirse que en este municipio, el más pequeño y menos poblado de las comarcas, no se registra ningún contagio desde que, a principios de febrero, recibiera el alta médica la última persona enferma; en mayo saltó uno en la base de datos del Sergas, pero resultó ser un falso positivo.

El municipio más castigado por esta sexta ola de la pandemia es Forcarei, con 35 contagios notificados en los últimos catorce días, que le confieren una incidencia acumulada todavía superior al millar de casos por 100.000 habitantes. No obstante, sigue bajando la cifra de los detectados en una semana, que cae de 21 a 12 en dos jornadas.

Lalín y A Estrada empatan a positivos en las dos últimas semanas, 16 en cada municipio, de modo que también arrojan idéntica incidencia: 79 casos por 100.000 residentes. En Lalín son dos más de los que mostraba el sábado el mapa autonómico, mientras que el municipio de Tabeirós aumenta en uno; en este caso, Atención Primaria concreta que son 14 las personas que siguen enfermas con coronavirus.

Sin salir de Lalín, ayer se confirmaba mediante PCR el positivo de una trabajadora de la residencia Nosa Señora das Dores. El centro controla los síntomas de residentes y trabajadores que sean compatibles con el COVID-19, además de realizar las correspondientes pruebas, que seguirán hoy.

Silleda recortaba ayer dos positivos con respecto al sábado y totalizaba 15 en los últimos catorce días, lo que se traduce en una tasa relativa de 169; está en línea con la de España (172) y algo por encima de la media gallega (148). Cinco contagios se conocieron en Cerdedo-Cotobade en las dos últimas semanas, mientras que Rodeiro se sitúa ya en tres, tras ganar uno ayer, a tenor de los datos del Sergas. Con dos continúa Agolada. Y el caso de Vila de Cruces saltó el viernes y corresponde a una persona que está en casa con molestias y febrícula.

Compartir el artículo

stats