El pleno del Concello de Cerdedo-Cotobade aprobó por unanimidad la Cuenta General del 2020 en la que se refleja una estabilidad presupuestaria de 500.000 euros y un remanente de tesorería de un millón de euros, así como una “deuda cero” con entidades bancarias. Para el alcalde, Jorge Cubela, estas cuentas saneadas “permiten afrontar los nuevos retos que tenemos por delante sin hipotecas y sin condicionamientos económicos adversos que puedan limitar nuestro desarrollo como pueblo”.

Otro de los temas de interés del pleno se centró en el debate de una moción presentada por el BNG para la retirada de la simbología falangista del término municipal. En este punto, el alcalde, en nombre del PP, presentó una moción de relevo para integrar todos aquellos elementos que garantizaban una mayor seguridad jurídica y adecuación a la Ley de Memoria Histórica de todos aquellos elementos susceptibles de ser eliminados dentro de los parámetros avalados por historiadores y expertos en la materia.

Desde el BNG por su parte calificaron como un “hito histórico” en Cerdedo-Cotobade el lograr que “el partido más beligerante contra el cumplimento de la Ley de Memoria Histórica –el PP de Pablo Casado que no duda en asistir a misas en honor del dictador– se vea obligado a apoyar la iniciativa gracias, entre otros factores, a la presión vecinal, a la determinación del portavoz nacionalista Ernesto Filgueira y por las vergonzosas circunstancias de los últimos días protagonizadas por el líder estatal del PP”, afirmaron en un comunicado emitido tras el pleno.

Ernesto Filgueira apuntó que “queda en el techo del PP de Jorge Cubela cumplir con su compromiso de dejar los bienes públicos libres de símbolos falangistas y le avisa de que no se parapete en otras administraciones para no ejecutar lo que él mismo aprobó, pues, es para el BNG un tema crucial y de profundo interés social que va a seguir minuciosamente por compromiso con la reparación de la memoria y de la higiene democrática”.

Este pleno municipal también sirvió para realizar la toma de posesión de Ana Couto, una arquitecta técnica y vecina de Almofrei, como nueva edil del PSOE. El grupo socialista estará así formado por tres mujeres tras la renuncia de José Antonio Pazos por motivos laborales. “Con ella iniciamos una nueva etapa con gente joven pero ya vinculada a la política desde hace más de dos años y que vienen mostrando una gran capacidad de trabajo, ilusión y compromiso con los vecinos”, apuntaron desde el PSOE.