Los operarios municipales de Agolada terminaron ayer la intervención en el puente de Cristín, en la parroquia de Borraxeiros, que se acometió de forma urgente debido al estado que presentaba el firme. Por mor de la realización de los trabajos, el viaducto permaneció cortado al tráfico desde el martes y quedó reabierto de nuevo ayer, viernes, en torno a las tres de la tarde. El firme presentaba socavones como consecuencia de las filtraciones en la base de tierra que hay por debajo de la infraestructura, por lo que, tal como explicó el arquitecto municipal, fue necesario abrir el puente para consolidarlo.