El Consorcio Contraincendios e Salvamento das Comarcas de Deza e Tabeirós Terra de Montes celebró ayer un pleno en el parque de Silleda en el que se aprobó por unanimidad un presupuesto de 1.108.012 euros para el próximo ejercicio de 2022, lo que supone un incremento del 2,8% con respecto al anterior. Los gastos de personal ascienden a 247.689 euros, el 85,5% del total en este apartado, que se completa con un montante de 153.353 euros correspondientes a los gastos corrientes previstos.

Por otro lado, la reunión mantenida en Trasdeza también sirvió para cerrar las cuantías de las aportaciones de organismos como Xunta y Deputación de Pontevedra. Las dos instituciones desembolsarán un total de 898.212 euros, el 81% de la totalidad del presupuesto de la entidad para 2022, mientras que el resto hasta completar el cien por cien procederá de las tasas que el consorcio cobra por servicios como los de sofocar incendios y, también, de los distintos convenios con las compañías de seguros existentes. Además, se aprobó una subida salarial que tiene un incremento del 2% para los integrantes de la plantilla del parque situado en Silleda.

La sesión plenaria también dio su visto bueno a la adquisición de un vehículo autobomba urbano pesado, conocido como VUP; por una cantidad de 340.000 euros, con un depósito de 3.000 litros de agua, que vendrá a sustituir a otro con más de 25 años de servicio, según indica el gerente del consorcio, Juan José Muñoz. Junto a él, en la reunión de ayer tarde, estuvieron presentes el presidente de la entidad y alcalde de Lalín, José Crespo, el delegado provincial de la Xunta, Luis López, el subdirector xeral de Seguridade e Coordinación da Dirección Xeral de Emerxencias e Interior, Andrés Iglesias, y los diputados provinciales Santos Héctor e Iria Lamas, ésta en sustitución de Carlos López Font.

Demandas salariales de la plantilla

Varios miembros de la plantilla de Bombeiros de Deza pertenecientes al sindicato CIG pusieron ayer en entredicho la compra de un nuevo camión por parte del consorcio. “Llevamos 20 años pidiendo unas mejoras laborales relativas a los sueldos, pluses y de incremento de plantilla y la disculpa siempre es la misma: no hay dinero porque se incrementaría el presupuesto”, explican. En este sentido, consideran que “el camión nuevo que se acaba de adquirir supera los 100.000 euros, sin contar su mantenimiento, y, sin embargo, para eso no hay problema ninguno, independientemente de donde venga ese dinero”.