Los mandatarios de Lalín, José Crespo; y de Dozón, Adolfo Campos Vázquez, explican que las cuantías de sus salarios difundidas por el Ministerio de Hacienda no se ajustan a la realidad y que están por debajo de las cantidades hechas públicas por la administración central.

El primer edil de la capital dezana asegura que el año pasado recibió un total de 50.640 euros brutos y no una nómina por dedicación exclusiva por del desempeño de su cargo de 53.520 como indicó Hacienda. En consecuencia, son 2.880 euros menos al año. Para el presente 2021 indica que su sueldo ascenderá a 49.430. En la documentación municipal también figuran las dedicaciones de los últimos años. Así, su antecesor, Rafael Cuíña, cobró en 2016 47.699 euros; 48.176 en el ejercicio siguiente y 48.959 en 2018.

Por otro lado, Campos cifra en 32.125 euros su sueldo y no en 37.688 como figura en los datos remitidos, como en los demás casos, por los propios concellos. Dice que su nómina es más baja que la de su padre, Adolfo Campos Panadeiros, y que la diferencia también puede atribuirse a que se trata de datos de 2020, y que él no asumió el bastón de mando hasta julio de ese año.