Gracias a una ayuda de 19.900 euros de la Consellería de Medio Ambientel, el Concello de Agolada acaba de colocar paneles informativos, señales e indicadores en la ruta de senderismo del Sobreiral do Arnego. Es una tarea que comenzó hace casi una década, en 2013, y que se antojaba más que necesaria para las decenas de personas que visitan este enclave natural a caballo entre tierras del municipio agoladés y del lalinense. La tremenda escasez de señales (pese a las actuaciones de años anteriores) desorientaban a más de uno. Ahora queda, como indica más de un usuario, prolongar la ruta de senderimos por el margen derecho del río parsa así conseguir pasar desde Belpellós hacia Ponte Vilariño. Existe la posibilidad de emplear la ruta que en teoría baja hasta Carmoega, pero es un tramo con bastante asfalto y pistas, lo que choca bastante con el baño de bosque que supone caminar por entre los alcornoques centenarios. En 2016 estaba previsto que estuviese rematado el tramo de Carmoega hasta Ponte Vilariño, ofreciendo un recorrido de casi 14 kilómetros.

Un cartel informativo en Zarra da Pena, la finca que custodia Adega. A. Utrera

El Sobreiral do Arnego no es la única joya natural con la que cuenta Agolada, y que podría potenciar en estos tiempos de turismo de proximidad. Ya en el límite con el concello de Palas de Rei, desde la aldea de Ramil pueden visitarse las Torrentes de Mácara. Hay varios tramos en los que sería necesario reponer los balaustres de madera que permiten caminar al lado del río. Antaño, las Torrentes de Mácara acogieron varias ediciones de la Copa Galega de Kayak Extremo.