Es una carretera sinuosa, no demasiado ancha, con tramos en los que el arcén brilla por su ausencia pero muy transitada por lo rápido que permite viajar desde A Estrada al vecino municipio de Pontecesures. Por eso, la mejora del vial PO-214, desde Baloira, era una actuación que el Concello de A Estrada pedía “desde hace 15 años”, según recordó el alcalde José López Campos, al referirse al inicio de las obras ayer en San Xurxo de Vea.

La actuación no incluye el fresado y la pavimentación de todo el vial, sino de aquellos tramos que se encuentran en peores condiciones y que están radicados en San Xurxo de Vea y Barcala. El regidor valora positivamente que la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade fuese sensible a su petición para ganar en seguridad en un vial que hasta hace escasos meses presentaba importantes problemas por la presencia en sus márgenes de eucaliptos de gran tamaño cuyas raíces terminaban rompiendo el firme que, además, se volvía peligroso por la caída de cáscaras que lo hacían deslizante. La retirada de esos árboles concluyó algo más de tres meses. Ahora la Xunta encara la reforma del firme. La obra corta parte del vial hasta mañana, lo que obliga a usuarios del vial y al transporte escolar a afrontar un largo desvío por viales alternativos para llegar a su destino.

En otro orden de cosas, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana vuelve a consignar 100.000 euros para la variante de la N-640 en A Estrada. La partida incluída en los presupuestos generales del Estado de 2022 se destina, como la del año en curso, al proyecto.