Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 750 personas se desplazan a diario por estudios o para ir al médico

Los desplazamientos por razones sanitarias movilizan cada día a dos centenares de vecinos de las comarcas | Dos de cada diez trabajan en un municipio distinto al que viven y este fenómeno es muy llamativo en A Estrada

Gente en uno de los andenes de la estación de autobuses de Lalín.   | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Gente en uno de los andenes de la estación de autobuses de Lalín. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

La oferta de servicios es fundamental para fijar población y frenar una tendencia de concentración de personas en torno a las ciudades o, en Galicia, en la franja atlántico-cantábrica. Es inviable que todos los municipios cuenten con oferta más allá de las prestaciones básicas y por ello la movilidad es una evidencia en la mayor parte de ellos, también en los nueve de las comarcas. A diario salen de sus lugares de residencia 550 personas para estudiar o unas 200 por razones de salud.

Estos son los cálculos sobre la carga poblacional de los ayuntamientos en base al reciente informe del Instituto Galego de Estatística (IGE) referido al año 2019. Estos registros se desglosan por trimestres y por ello en verano disminuyen notablemente los desplazamientos por estudios. Las estimaciones nos indican que a diario son unos 130 los lalinenses que se mueven desde su localidad a otros territorios para completar su formación académica. En A Estrada son 147 y 67 en el caso de Silleda. Los informes apuntan a que de Vila de Cruces salen 72 personas y en Rodeiro y Agolada una treintena en cada caso. Otros 24 corresponden a Forcarei, 42 a Cerdedo-Cotobade y una docena a Dozón.

Los porcentajes referidos a los viajes para ir al médico o a un servicio sanitario son semejantes en cada concello, aunque con un menor volumen de individuos que cuando hablamos de movilidad por estudios. Las estimaciones estadísticas concluyen que cada día son 56 los lalinenses que salen de sus casas para visitar a un facultativo. Otros 57 corresponden al término municipal estradense, 28 a Silleda y en Vila de Cruces son 17. Un promedio de ocho rodeirenses viajan por la misma razón, uno más que los agoladeses y dos en Dozón. Una docena se mueven de Forcarei y 18 salen de Cerdedo-Cotobade.

La movilidad por motivos laborales es otro de los motivos que obliga a los ciudadanos a salir de sus localidades de residencia. Más de 4.500 vecinos de Deza y Tabeirós-Montes tiene su puesto de trabajo fuera de su lugar de residencia, esto es, casi dos de cada diez de los 24.878 activos con los que se cerró el pasado año. Este dato comprende el total de personas empadronadas en las comarcas que está activa laboralmente. En Lalín hay 587 personas más con un empleo de las que cada día trabajan en la localidad, censo que en Silleda se reduce a los 138. En Vila de Cruces y en Agolada trabajan fuera 462 y 203 vecinos respectivamente, 71 en Dozón. y 62 en Forcarei.

A partir de ahí nos encontramos con índices mucho más elevados como los 2.210 estradenses más que tienen un puesto de trabajo de los que están en su término municipal. O el caso de Cerdedo-Cotobade, donde en las empresas y negocios de este ayuntamiento constan 908 trabajadores, pero los activos de su padrón municipal son 1.755. Rodeiro, una vez más, es el único concello de las comarcas al que cada día llegan más personas a trabajar de las que figuran en su relación de activos por lugar de residencia, con 923 cotizantes cambotes y 990 los que tienen su empleo en esta localidad dezana.

Turismo

La movilidad por turismo es otro de los parámetros que analiza este informe autonómico. En el mismo se contraponen los flujos de entrada y salida de personas por trimestre. Estradenses, lalinenses y los vecinos de Cerdedo-Cotobade son los que más salen, mientras que Silleda registra un balance positivo: es decir, a este territorio llegan más de los que se desplazan y, en consecuencia, el impacto del turismo por volumen de población es el más elevado.

Segundas viviendas

Las variaciones residenciales por desplazamientos a segundas viviendas son muy llamativas sobre todo en verano. Pese a que los vecinos de las comarcas también aprovechan sobre todo los meses estivales para viajar en vacaciones, hay que tener en cuenta los emigrantes que regresan por estas fechas para visitar a familiares o pasar unos días en sus residencias de las comarcas. Estas estimaciones nos indican que entre julio y septiembre la movilidad por segundas viviendas atrae a los nueve ayuntamientos de la zona a 2.150 personas más de las que se van y distribuidas del siguiente modo: Lalín 324 individuos, Silleda (300), Vila de Cruces (289), Rodeiro (114), Agolada (219), Dozón (69), A Estrada (293), Forcarei (115) y 417 en el caso de Cerdedo-Cotobade.

En otro orden de cosas, la carga de población diurna de Lalín oscila entre las 20.785 y las 21.099 personas, Silleda (8.915-9.310), Vila de Cruces (5.374-5.668), Rodeiro (3.206-3.314), Agolada (2.662-2.867), Dozón (1.190-1.251), A Estrada (19.292-19.871), Forcarei (3.608-3.708) y la localidad fusionada se mueve en una horquilla de entre 5.853 y 6.246 personas. Los valores más elevados en la práctica totalidad de los casos coinciden con el período estival que, como apuntamos antes, es cuando más personas residen en la zona aunque sea de manera temporal.

Compartir el artículo

stats