El gobierno de Vila de Cruces aseguró ayer que el centro de salud de la localidad recuperará el servicio de pediatría el próximo viernes día 15. La decisión se produce tras las gestiones realizadas por el teniente de alcalde Julio López con representantes del Servizo Galego de Saúde (Sergas) y establece que el ambulatorio contará con un especialista compartido con Silleda durante dos horas al día. El acuerdo se gestó en una conversación del representante del gobierno con la consellería, cuyos representantes le confirmaron “verbalmente” la mencionada decisión.

Al mismo tiempo que el ejecutivo presidido por Luis Taboada hace este anuncio, desvela asimismo que habían preparado una manifestación fijada para hoy domingo “al conocer que la Xunta iba a dejar de prestar el servicio de pediatría y eso era inadmisible”. Pero el acuerdo gestionado por Julio López frenó “de momento” la protesta “confiando en el comunicado verbal y agradeciendo a la responsable sanitaria su atención y comprensión en esta situación”, señala. Y añade que esta comunicación se desarrolló de forma cordial y ahí fue cuando se comenzaron a acercar posturas.

Para el gobierno es intolerable que mientras se gestionaban los permisos con la Subdelegación del Gobierno para la protesta, el portavoz municipal del Partido Popular, Jesús Otero, “negociaba a espaldas del ejecutivo con la Xunta, pero se cansó de ponerse medallas para conseguir que una pediatra atendiese el servicio solo una hora al día”. El gobierno de Xuntos censrura la actitud de Otero por “conformarse con unas migajas y todo por no llevar la contraria a su partido”, manifiesta el alcalde, Luis Taboada.

Insiste en que fue el gobierno local quien se puso en contacto con representantes del servicio autonómico de salud en la zona para pedir explicaciones y demandar la restauración del servicio íntegro, pues en caso contrario se convocaría una primera manifestación que tendría continuidad con otras ante la sede del Sergas si fuese preciso.