Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La labor del Observatorio Astronómico de Forcarei, asediada por cinco parques eólicos

Las luces que señalan de noche los aerogeneradores, las turbulencias que generan sus aspas o las vibraciones de las líneas de alta tensión perjudicarían la calidad de sus aportaciones científicas

Panorámica de 200 grados de visión nocturna del Observatorio Astronómico de Forcarei. | // ÓSCAR BLANCO

Está ahí y es un auténtico lujo tenerlo tan cerca, aunque muchos todavía no sean conscientes de su presencia y todavía menos de su importancia. La Fundación Ceo, Ciencia e Cultura (FC3) escogió Forcarei para abrir las puertas del que, sin duda, es uno de los principales proyectos de aquel grupo de astrónomos vocacionales que decidieron unir esfuerzos y pasión en 2006. Fue un proyecto complejo pero, con ayuda del Concello de Forcarei, la Diputación de Pontevedra, la Unión Europea (a través del Leader+ Montes ) y la extinta Caixanova, lograron lo que parecía una misión imposible. Gozando de la ausencia de contaminación lumínica del enclave escogido en As Casetas, desde Forcarei se observa el firmamento en favor de la divulgación e investigación científica. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, la aparición de múltiples proyectos eólicos que escogen estas tierras para plantar sus aerogeneradores comienza a despertar temor a que la actividad del Observatorio Astronómico de Forcarei (OAF) se vea asediada y perjudicada por estas instalaciones para explotar la energía del viento. El presidente de la citada fundación, Enrique Alonso, informó de que en estos momentos son cinco los proyectos que rodean el espacio desde el que se estudian parcelas de cielo para colaborar con diversas investigaciones a nivel mundial.

“Hay cinco parques que podrían afectar; algunos incluso se tocan unos a otros, pero lo que más nos preocupa es la proximidad de ciertos aerogeneradores”, apuntó Alonso. La FC3 elabora estos días alegaciones a un nuevo proyecto entre Forcarei y Beariz que se tramita por la vía de urgencia. Aclaran que la entidad no está, ni mucho menos, en contra de la energía eólica, “pero sí tenemos que intentar parar una colocación masiva de este tipo de máquinas porque afectan”, indicó Alonso. “Pedimos sentido común; si colocamos aerogeneradores, alejémoslos y reduzcamos su número lo más posible”, añadió.

Son varios los argumentos que la fundación emplea de forma común en estos recursos. Partiendo de que el Observatorio Astronómico de Forcarei tiene una actividad previa a la pretendida explotación energética de estas tierras, inciden en que las instalaciones quedarían a escasos kilómetros de algunos de estos molinos.

Cómo

La cuestión es: ¿cómo podrían afectar los aerogeneradores a la actividad del Observatorio Astronómico? Pues primeramente, la luz blanca –que luego se convierte en roja– que estos elementos poseen para marcar su presencia por una cuestión de seguridad para el tráfico aéreo no supondría una preocupación “si es una o dos” pero, “si son decenas de ellas hay un problema”, afectando a la oscuridad que requiere la observación.

Además, indican que “cada cierto número de aerogeneradores hay una subestación que sí emite bastante luz”. A ello suman que el movimiento de las aspas de los aerogenadores ocasiona unas turbulencias que sí son detectadas por el telescopio. De igual modo, el cableado de alta tensión provocaría vibraciones en el suelo que también afectarían al funcionamiento de este avanzado instrumental.

“Esas cosas sí que nos afectan. No es que vaya a cerrar el observatorio, pero sí daña la calidad de sus aportaciones científicas”, indicó Enrique Alonso. A continuación, expuso que la observación de cometas y asteroides requiere un “cielo muy oscuro” y defendió que es “muy importante la calidad” que el OAF pueda imprimir a las imágenes que toma en sus observaciones. Cabe recordar que estas instalaciones lograron integrarse en el Minor Planet Centre de la Unión Astronómica Internacional, colaborando en los estudios de NEO’s (Near Earth Objects). Además de labores de divulgación científica a todos los niveles desde 2009, desde Forcarei se desarrollan tareas de investigación especialmente en el estudio de estrellas variables y fotometría CCD, junto al seguimiento de la evolución de alguna Supernova.

Recurso turístico

La actividad del Observatorio Astronómico de Forcarei ha de entenderse también desde la perspectiva del importante recurso turístico que representa. Se demostró el pasado mes de agosto, cuando la fundación que lo coordina registró una “auténtica avalancha” de peticiones de visita. “Estuvimos desbordados. Los viernes teníamos visitas y hubo semanas de tener que hacer cuatro turnos por día”, apuntó Enrique Alonso.

“Esto nos está indicando que hay un interés turístico porque había mucha gente de Forcarei, que nos encanta, pero también de fuera”, apostilló. “Ya le gustaría a muchos concellos tener un observatorio, porque esto atrae cada vez más”, dijo, para seguidamente añadir: “un observatorio con una calidad y en un entorno grato es vendible desde el punto de vista turístico, uno ubicado entre aerogeneradores, no”. “Igual queriendo buscar un beneficio para el pueblo, estás destrozando otro puntal turístico que hay que tener en cuenta”, alertó.

De los pocos de Galicia y con escasas ayudas

Si montarlo parecía misión imposible, sostenerlo requiere mantener el pulso. En estos momentos la única ayuda que está recibiendo el Observatorio Astronómico de Forcarei es la que anualmente le otorga el Concello. Ni Diputación ni Xunta contribuyen a su actividad, aun cuando es uno de los pocos observatorios de Galicia que están actualmente en funcionamiento. “No es fácil conseguir quién te apoye porque los beneficios de la ciencia no son inmediatos y a veces no son espectaculares. Sin embargo, la educación científica de los niños es fundamental. Genera vocaciones”, apuntó Enrique Alonso, que reconoció la existencia de solicitudes de colegios a los que les gustaría programar visitas a estas instalaciones. Sin embargo, desde 2013 la Xunta cortó la subvención con la que podían contratar personal de manera estable, algo que entienden fundamental para abrirse a la programación de visitas escolares. “Nos consta que hay un interés creciente por parte de los docentes”, reconoció.

Compartir el artículo

stats