Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los contratos se desplomaron un 43% en el primer año de la pandemia

El 77% de 15.485 totales corresponden a los servicios | Construcción y agro emplean a un número muy semejante de personas | A Estrada, que lideró el mercado laboral, fue también el más perjudicado

Actividad en el polígono Lalín 2000 días antes del cierre perimetral del mes de marzo. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Casi 19 meses llevamos conviviendo con una pandemia sanitaria sin precedentes que no solo trastocó nuestras vidas sino que puso patas abajo la economía, sobre todo, durante los períodos de confinamiento y cierres perimetrales con los que las autoridades trataban de poner coto al coronavirus. Su repercusión en el mercado laboral de las comarcas se evidencia con una caída del 43% en los contratos de trabajo de 2020 en comparación con el año anterior. De 27.170 acuerdos se pasó a 15.485 y la temporalidad incluso se situó en unos niveles más altos: solo el 4,8% de los contratos cerrados el pasado ejercicio fueron con carácter indefinido.

La caída de las contrataciones en los municipios de Deza y Tabeirós-Montes oscila entre el 52% en A Estrada y el 22 de Cerdedo-Cotobade. Como dato singular hay que señalar que, según los informes facilitados por la administración autonómica, Dozón es el único caso donde hubo más altas al computarse un total de 108 el año pasado frente a 107 del precedente. La capital municipal de Tabeirós es el territorio más damnificado por la crisis laboral, pero también era el que partía con unos mejores registros al sumar 12.630 contratos laborales, que el curso pasado se quedaron en 5.986. En lo que respecta a Lalín, la estadística indica que se perdieron algo más de dos millares respecto a los 6.113. En Silleda la caída acumulada se sitúa en el 40% o, lo que es lo mismo, de 3.181 se pasó a 1.941. Vila de Cruces es el segundo municipio que registra un mayor descenso en las contrataciones al mantener solo 723 en comparación con las 1.337 del año anterior. En Rodeiro fueron 313 frente a 503 y 359 de 622 en el caso de Agolada. En el municipio de Forcarei se concretaron en el primer año de la pandemia 476 acuerdos laborales, 252 menos, y Cerdedo-Cotobade pasó de 1.949 a 1.516.

Si echamos un vistazo a los registros por sectores se desprende que los servicios son los responsables del 77% del total de las contrataciones de las comarcas en 2020 al aglutinar 11.898, de los que 6.632 corresponden a mujeres. La perspectiva de género es otro condicionante a la hora de acceder al mercado laboral y la contratación masculina representa el 52% del total; es decir, hay 603 varones más con un puesto de trabajo que mujeres.

La recuperación del sector del ladrillo es una evidencia en los últimos años y así lo corroboran las afiliaciones a la Seguridad Social, no obstante este gremio generó un nivel de contrataciones muy semejante al agro, con 894 y 848 casos respectivamente. Con Lalín y Silleda liderando el mercado laboral en el agro, este segmento se ocupan 659 varones y 192 mujeres. Más diferencia entre sexos existe en el mercado de la construcción: de los 984 contratos, solo 69 corresponden a féminas y Rodeiro es el único concello sin altas con mujeres.

Industria

Como sector intermedio aparece la industria, sector que propició un total de 1.845 acuerdos en los doce meses del año pasado donde los hombres duplican a las mujeres. Los ayuntamientos de las comarcas con mejores registros son Lalín (670), A Estrada (541), Silleda (229) y Cerdedo-Cotobade (163).

Compartir el artículo

stats