Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los restaurantes lalinenses rozarán el lleno para el fin de semana de la Feira do Cocido

Parte de los establecimientos aseguran una importante demanda de reservas | Las carnicerías del municipio también aumentan sus ventas con motivo de la cita gastronómica, aunque en encargos de menor volumen

La propietaria del restaurante O Polo realiza los preparativos para la feria. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Tras ser aplazada en dos ocasiones, Lalín acogerá finalmente este fin de semana la LIII Feira do Cocido. La situación provocada por la pandemia ha impedido que el evento se celebrase en el mes de febrero, como es habitual, ubicándose finalmente después de las fiestas patronales de As Dores. Aunque no cuenta con la dimensión de anteriores ediciones, la cita atraerá igualmente a vecinos y visitantes a degustar el cocido en los establecimientos lalinenses, que han reservado prácticamente todo su aforo para las próximas jornadas.

El cartel de completo ya cuelga en el restaurante Currás, que desde el anuncio de la nueva fecha para la fiesta gastronómica ha ocupado sus plazas del sábado y del domingo y que incluso el viernes también está rozando el lleno. Desde el establecimiento admiten que la celebración del evento ha servido de ayuda y que las fiestas también han animado a la gente a salir. De todos modos, durante el verano el cocido también ha tenido un éxito inesperado, ya que muchos visitantes llegaron a Lalín para probarlo. Hasta con 30 grados, afirman que el comedor estaba prácticamente lleno.

Esta demanda durante el verano se hizo notar en La Molinera, que cuenta con un aforo lleno para el sábado y el domingo. También hay alguna reserva para el viernes, pero señalan que es la tónica habitual, aunque obviamente en esta ocasión se demandan más cocidos. Ante la situación actual y la celebración de este tipo de actividades, comentan que todo suma y que hay que poner en una balanza los riesgos y el trabajo habitual y, en base a eso, valorar y actuar al respecto.

El restaurante Cabanas ha completado en buena parte su espacio para el fin de semana, aunque más para el domingo que el sábado. Estos meses de verano han reunido también a comensales para degustar el cocido. Sin embargo, en la pensión Las Palmeras indican que hubo más movimiento en mayo y junio, sobre todo por parte de los vecinos del municipio cuando se suavizaron las restricciones. Durante el verano, algunos que otros turistas los que se acercaron a probar el plato. De todas formas, confesaban que el cocido se presta más para disfrutar en mesas más grandes y en citas especiales y no de forma reducida por las limitaciones de aforo. Las reservas, en este caso, son mayores para el sábado que para el domingo, aunque está previsto que se alcance el lleno en ambos días. También se nota la celebración de la Feira do Cocido en el mesón O Cruce, pero todavía no está todo completo y se prevé que la gente vaya llamando estos días. El cocido tampoco ha sido un plato muy recurrente en este establecimiento durante la época estival, puesto que trabajan fundamentalmente sobre carta.

Por su parte, el bar restaurante O Polo no ha notado un gran incremento en las reservas para probar únicamente el cocido, sino también otros platos. De todas formas, desde el establecimiento manifiestan que no tiene nada que ver con otros años y que todavía es necesario estar alerta por la situación actual, ya que aún reina la incertidumbre sobre qué pasará en el futuro.

Una clienta observa productos en la tienda de Embutidos Lalinense. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

La Feira do Cocido es una cita que suele reunir a las familias para su disfrute en compañía. Aunque la dificultad de celebrar el evento en circunstancias normales sigue vigente, muchos vecinos se han acercado hasta las carnicerías para comprar los ingredientes necesarios para su elaboración. Desde Embutidos Lalinense, señalan precisamente que a diferencia de otras ediciones, los clientes suelen llevarse piezas más pequeñas. Debido a la realización de la cita, la gente se ha animado a prepararlo este fin de semana. Existe un incremento de ventas en eses productos más reducidos, pensando en reunir una cantidad de personas mucho menor o simplemente para un consumo propio. Esta mayor demanda se produce también en Cárnicas Anzo, ya que desde la última fiesta gastronómica se ha notado el aumento en ventas. De todas formas, también en cantidades más inferiores que en otros años. Señalan además que, a pesar de no estar ahumada, la carne curada está igual de buena y que sirve perfectamente para la elaboración del cocido. Ocurre lo mismo con los grelos, que pueden ser sustituidos por repollo.

Por último, en la carnicería Hermida comentan que tampoco se ha producido un gran movimiento en relación a la feria. De hecho, tenían previsto cerrar el establecimiento, pero la realización del evento cambió sus planes. A pesar de que sí que se han producido algunas ventas, no son comparables a otros años anteriores a la pandemia.

Crespo saca de nuevo la calle de los pregoneros

Aunque no está decidido como se llevará a cabo, el alcalde de Lalín, José Crespo, ha manifestado su intención de realizar una calle para homenajear a todos los pregoneros de la Feira do Cocido. Tal y como indicaba el propio mandatario, “tenemos un elenco de pregoneros importante, desde el primero, Álvaro Cunqueiro, pasando por otros muchos...”. Así, mencionó la posibilidad de buscar una fórmula para el próximo año 2023. Por otro lado, el pregón de este año tendrá lugar el domingo en el hall del ayuntamiento a las 11.30 horas y contará con actos de homenaje al padre de Pepe Solla. Asistirán unas 100 personas contando a la banda de gaitas, que, como es habitual en el pregón de la Feira do Cocido, tocará la Marcha del Antigo Reino de Galicia.

Compartir el artículo

stats