Un incendio destruyó esta tarde un alpendre en el lugar de Pereira, en la parroquia rodeirense de San Martiño de Asperelo. Murieron los siete terneros cebados que había en su interior, según confirmó el alcalde de Rodeiro, Rubén Quintá, que acudió a la zona y que considera que el valor de los animales es cuantioso.

En el inmueble había también una motocicleta con el depósito lleno de gasolina, que también resultó calcinada. El fuego se propagó enseguida por el techo del cobertizo, aislado con espuma de poliuretano, altamente inflamable, y reventó las uralitas. También afectó a un rollo de hierba seca que había dentro.

Fueron los propios vecinos quienes apagaron las llamas, que ya estaban extinguidas cuando llegó la dotación del Parque Intercomarcal de Bomberos. También fue alertado el Grupo de Emerxencias Supramunicipal (GES) de Lalín, pero se volvió en el camino, cuando le comunicaron que el incendio ya estaba controlado.