Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acusan al Ayuntamiento de permisividad en la obra del Barrio de Abaixo de Lalín

Vecinos del Grupo Joaquín Loriga reclaman una inspección para determinar la legalidad de los trabajos | Dicen tener “la callada por respuesta” con el plan de nuevas viviendas

Vecinos del grupo de viviendas Joaquín Loriga junto a las polémicas obras. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

A los vecinos del grupo de viviendas Joaquín Loriga de Lalín se les termina la paciencia. Su representante, Ricardo García, considera que están siendo olvidados por parte de las autoridades locales en el contencioso que tienen con una construcción llevada a cabo en la zona y que afecta a buena parte de su zona verde. “Solicitamos en varias ocasiones la inspección de Urbanismo porque lo queremos es que si no es legal, como parece, el Concello debería de actuar lo más rápido posible”. García recuerda que en sus comunicaciones con el alcalde José Crespo “adjuntamos dos actas notariales relacionadas con la barandilla que el Concello permitió tirar en favor de la obra y con una vivienda afectada en la zona ajardinada y en el camino que va al Paseo del Pontiñas.

Los habitantes de este grupo de viviendas del casco urbano lalinense dicen estar todavía esperando por los informes de Urbanismo prometidos por las autoridades locales para determinar la legalidad de los trabajos. García recuerda además que “todo esto ya estaba en conocimiento del Concello cuando tuvimos la reunión con José Crespo el 9 de diciembre del año pasado. En ella también se nos hizo la promesa de llevar a cabo un estudio de un proyecto de nuevas viviendas, dando la sensación de estar vendiendo la moto porque lo único que tenemos claro que todo va a favor de un único vecino. ¿Por qué será?”. Con tal motivo, los afectados tienen intención de solicitar una nueva reunión con el regidor local y funcionarios de Urbanismo en la que exponerles sus opiniones.

Cabe destacar que Ricardo García insiste en afirmar que los vecinos han tenido “la callada por respuesta” en cuanto a la posibilidad de contar con una ayuda de la Xunta (Instituto Galego da Vivenda e Solo) para construir un bloque de viviendas nuevas, siempre que la totalidad de los propietarios estén dispuestos a pagar una parte para poder llevar adelante la actuación.

La construcción de un nuevo bloque de viviendas permitiría duplicar la superficie, pasando de los 832 metros cuadrados que hay construidos en la actualidad, a los 1.680. Supondría dejar atrás las 16 residencias de 52 metros cuadrados existentes, para construir unas más grandes y accesibles, situadas en pleno casco urbano. Sin embargo, según los vecinos, todavía no se ha avanzado nada desde que en diciembre del año pasado se entrevistaran con el mandatario.

Compartir el artículo

stats