Unos hablan de centro de día y otros espacio en el que centralizar servicios sociales, pero todos están de acuerdo en demandar que el antiguo centro de salud de A Estrada tenga una nueva vida. El Parlamento de Galicia respaldó ayer por unanimidad la iniciativa del BNG para instar a la Xunta de Galicia a que solicite al Gobierno Central la cesión de las instalaciones del viejo ambulatorio. El Bloque pide que la administración gallega emplace en este edificio, situado en la avenida de Santiago, un centro de día.

La diputada nacionalista Montse Prado defendió que el inmueble reúne las condiciones idóneas para este fin “tanto por sus dimensiones como por su céntrica situación”. Remarcó que se trata de un servicio público “ampliamente demandado y necesario” para las personas mayores del municipio. Consideró que A Estrada, “por su nivel de población y por su edad media precisa un centro de día que permita prestar atención dentro del entorno familiar y social”.

Apoyó su petición con datos, remarcando que el concello estradense supera los 20.000 habitantes, de los que más de 5.600 están por encima de los 65 años. “Pese a esta realidad en el concello solo hay un pequeño centro de día que tiene capacidad para solo 20 personas”, una dotación que estimó insuficiente para prestar un servicio “que va en aumento por el envejecimiento de la población”. El BNG también puso el acento en que el hecho de que el antiguo centro de salud recupere actividad es de gran importancia para dinamizar, desde el punto de vista comercial y hostelero, la Avenida de Santiago.

“Hay un edificio público y hay una necesidad de la ciudadanía y los bienes públicos no pueden ser objeto ni de dejadez ni de especulación, sino que deben servir al interés general”, concluyó la diputada del Bloque.

Por su parte, el grupo parlamentario del Partido Popular apoyó la petición al Ministerio de Trabajo y Economía Social de que ceda las instalaciones del antiguo ambulatorio estradense al Concello de A Estrada “con la finalidad de emplazar en este inmueble un centro de día u otros usos sociales”. “Lamentablemente, el Ministerio ya comunicó que no es partidario de la cesión de este edificio, sino de la venta”, apuntó la diputada Elena Suárez, que remarcó que esta operación de compra-venta se presenta demasiado costosa para la administración local. “La oferta del Concello de A Estrada de reconvertir este edificio en un lugar que centralice los servicios sociales de este municipio parece una solución razonable y, sobre todo, útil para la población más vulnerable, en particular y para toda la sociedad estradense en general”, dijo.