Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esta obra es mi ruina

Empresas de la zona renuncian a contratos, públicos y privados, por el encarecimiento de al menos un 50% en acero y 30% en la madera | Algunos presupuestos de proveedores tienen ya solo dos días de validez por el volátil mercado

El material que procede de importaciones es el que eleva sus costes y genera desabestimientos.

El material que procede de importaciones es el que eleva sus costes y genera desabestimientos.

Las cuentas de casa no dan con las de la plaza. Y eso siempre es mal negocio. La crisis de las materias primas está salpicando a muchas empresas de la zona, haciendo que, en ocasiones, no les quede más remedio que decir que no a contrataciones, sencillamente porque no le salen las cuentas. Concellos como los de A Estrada y Lalín lo están notando en sus procedimientos para contratar obra pública y desde el sector se reconoce un encarecimiento brutal de materiales tan necesarios como el hierro, el acero o la madera. Aseguran que, si tienen que atenerse a presupuestos dados hace unos meses, lo cobrado no les llegaría si quiera para cubrir costes. Ello explica que algunos concursos se queden desiertos, que se produzcan renuncias o que, simple y llanamente, sean menos las empresas que se presenten como candidatas para hacer obras que pueden convertirse en una ruina para quien la ejecute.

“La situación está siendo muy complicada”, resume Fernando Pena Caramés, desde la firma Endenor, de Silleda. La empresa echó a andar en el año 1999 y divide su actividad en un 60% obra pública y un 40% de privada. Reconoce que nunca vivió una situación como esta. “Los precios de hace tres meses no nos cubren el coste del material”, explica. Señala Pena que no queda otra que realizar ajustes en los presupuestos para poder ejecutar las obras sin perder dinero. Y es que en esta empresa trasdezana han detectado un incremento del 50% en el precio del acero y un encarecimiento de la madera del 30%. A ello suman que los gastos derivados del aumento de precio en los combustibles suben los portes y, por tanto, encarecen el precio del suministro de materiales.

Corta validez de los presupuestos

“Los presupuestos de julio ahora mismo ya no valen”, indican desde Endenor. “Los proveedores solo respetan los precios en el acero un día o dos. No te lo respetan más”, añaden. Achacan la situación al parón del coronavirus en la India. “Ellos son los mayores productores de acero, tuvieron un parón y ahora hay que retomar toda la actividad de fabricación y eso no es un día para otro. No hay material y sube el precio”, explica Fernando Pena, que sitúa en esta misma tesitura el material procedente de China.

Desde el sector se reconoce que si la ejecución de una obra se presupuestó con tres o cuatro meses de antelación, “ya no te cubre los costes”. “Hemos tenido que perder algunos trabajos porque no se daban defendido los costes del material”, exponen. En esta línea se pronuncia Pena, que señala que algunas licitaciones que miró su empresa ya no se prepararon “porque los precios que tienen del proyecto no cubren los gastos del material simplemente, por no decir que perderías toda la mano de obra”. Endenor renunció hasta el momento a siete u ocho obras, aunque ninguna pública.

Por otro lado, desde el ámbito de la construcción se reconoce que el problema con la escasez y encarecimiento de las materias primas coincide con una falta de trabajadores cualificados. “Ahí es donde tendríamos que buscar una unión entre las empresas y los organismos públicos; formar gente y ganar eficiencia empresarial para poder competir con la mano de obra barata que tienen los países asiáticos”, defienden.

Desde febrero

En la estradense Construcciones Cutrín Castro se indica que el incremento en el coste del material se viene arrastrando ya desde el pasado mes de febrero. “Se empezó a disparar y ya estamos pagando más del doble del coste que teníamos en febrero”, asegura José Cutrín. Madera de importación y hierro son el talón de Aquiles que encuentra esta firma, principalmente dedicada a obras de promoción privada. Indica que en sus presupuestos hay que marcar el carácter revisable de algunos aprovisionamientos –caso de indicados– por las fluctuaciones constantes del mercado. “Los presupuestos van revisados. Nosotros seguimos contratando bastantes obras porque hay mucha demanda de constructoras”, expone. No obstante, incide en que no se puede dar mucho tiempo de validez a los presupuestos por la situación que se está viviendo.

Cambiar los precios

“Hay presupuestos que tenemos que cambiar. O se hace la obra con los nuevos precios o es mejor no hacerla”, apuntan desde otra empresa de construcción de A Estrada. Señalan que, en su caso, donde más se está notando la crisis de las materias primas es en el encarecimiento del hierro y todo lo que derive de él. “Los presupuestos se están dando con una validez de tres días”, indican.

En esta misma línea se pronunció Fernando Martínez desde la constructora Bamarti. “Los precios cambian de una semana para otra”, dijo, reconociendo que es “imposible” dar hoy un presupuesto que pueda resultar válido para un período temporal como los que se establecen habitualmente. “Vas con beneficios bajos para poder coger los trabajos y ya tienes muy poco margen”, apuntó Martínez, subrayando que el encarecimiento de las materias primas complica, y mucho, las posibilidades de las empresas de realizar un trabajo que les merezca la pena. Bamarti no concurre a licitaciones públicas sino que trabaja como constructora para particulares, con independencia de para quién sea finalmente la obra. Desde esta empresa de A Estrada ponen el acento en que se está encareciendo “muchísimo” la ejecución, especialmente por partidas que se elevan en porcentajes de al menos el 30%, caso de las de hierro, madera y aluminio.

Fernando Martínez señala que, en el caso de su constructora, no padecen desabastecimiento porque trabajan con producto que no requiere una exportación de por medio, sino que los materiales que emplean suelen encontrarlos en el mercado local.

Covsa propone una baja del 20% para reformar la Praza da Feira

La apertura del sobre B en el proceso de adjudicación de las obras de reforma de la Praza da Feira de A Estrada tuvo sorpresa. Solo una firma se presentó finalmente al concurso para ejecutar una actuación jugosa desde el punto de vista económico y que supondrá una importante transformación en este céntrico enclave de la capital estradense. De este modo, se propuso adjudicar la obra a la firma Covsa, la candidata que estaba detrás de la única oferta, habida cuenta de que algunas empresas decidieron no presentarse por temor a que la crisis de materias primas y su encarecimiento no les permitiese cumplir con el plazo de ejecución fijado en ocho meses. La sorpresa estribó en que Covsa presentó una baja del 20% con respecto al presupuesto base de licitación. Si la licitación se fijó en 824.518,73 euros, la empresa adjudicataria ofertó hacer la obra por 656.564,26.

El edil de Urbanismo, Gonzalo Louzao, explicó que ahora la empresa tendrá que presentar la documentación pertinente para que la adjudicación alcance carácter firme. La previsión que baraja el Concello es que las obras puedan arrancar en el mes de octubre, de manera que quedarían listas para el próximo mes de junio. De la mano de esta reforma se abre un proceso peatonalizador de la zona más céntrica de A Estrada.

Mejoras en los viales de Balántiga y Cumbraos

El Concello de Silleda es uno de los que, por ahora, no ha tenido dificultades a la hora de contratar. Dentro de su plan de mejora de la red viaria, ejecuta la reforma integral de dos carreteras en la parroquia de Escuadro, las de Cumbraos y Balántiga, que acusaban un notable deterioro en una zona con una alta concentración de explotaciones agroganaderas. Construcciones Taboada y Ramos acomete las obras por un importe de 69.340,7 euros. El alcalde, Manuel Cuiña, y el edil de Obras, Antonio Ferro Losada, visitaron los trabajos e indicaron que concluirán en las próximas jornadas.

Asimismo, Silleda licitará en breve el proyecto de mejora viaria del Plan Concellos 2021, con una inversión de más de 600.000 euros. En las obras que se ejecutarán figuran un tramo del vial de entronque con la glorieta de la PO-211, desde el recinto de la Semana Verde, y la mejora del acceso y la explanada del colegio de A Bandeira, un tramo en mal estado que conecta con una de las circunvalaciones arregladas en los últimos años. Ya en el rural se acometerán actuaciones en Ponte, en el vial que une O Espiño y Carderrei y en el entronque con la PO-205; en Vilar, entre O Barral y Mazarelos; en Carboeiro, en una pista de Carboeiriño y la que sigue hasta Ansemil; en Lamela, desde el acceso de la N-525 en A Goleta hasta la aldea de Vilariño; la pista central de Dornelas; el vial de O Curro, en Cira; el que une Riocalvo (Negreiros) con Rellas por Gamil (Margaride); en Moalde, la vía que va desde la N-640 hacia Olives (A Estrada); y en Taboada, el tramo Trasdovalo-A Ponte y el acceso a Carballeda desde la N-525.

Compartir el artículo

stats