Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un ‘japo’ cruceño de 1.800 kilos

Un ganadero de Bodaño vende un cruce de buey ‘Wagyu’ y ‘Fleckvieh’ por más de 12.000 euros a una distribuidora vasca

Antonio Vázquez posa con el majestuoso ejemplar en su explotación de Susovila.   | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Antonio Vázquez posa con el majestuoso ejemplar en su explotación de Susovila. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Aparentemente no existe un vínculo entre Vila de Cruces, Japón y Suiza, pero de la conexión entre estos tres territorios nació hace casi siete años un majestuoso buey, que ayer iba a ser sacrificado y su carne tendrá como destino una empresa vasca de comercialización de vacuno de alta calidad.

Antonio Vázquez Conde es un ganadero del lugar de Susovila (Bodaño) que hace tiempo pensó en revolucionar su explotación y dejar atrás la atomizada industria láctea para dedicarse a la producción de vacuno de carne. Con madres de la raza suiza Fleckvieh comenzó a criar terneros para su engorde, al tiempo que aprovecha el alto volumen productor lácteo de las hembras. Después de conocer que la raza japonesa Wagyu era una de las más apreciadas del mundo por las características de su carne decidió comprar una semilla de un macho para fecundar a una de las hembras y de aquel parto nació un buey que hoy será sacrificado en un matadero de O Carballiño. “Compré el semen a un veterinario y la cosa salió bien”, afirma Antonio. El macho alcanzó los 1.800 kilos, después de pasar cinco años pastando con el resto de las 40 cabezas de su granja, además de una ración diaria de hierba seca y silo. Los últimos tiempos completó su dieta con harina de maíz y pienso de una empresa dezana especial para el engorde de animales de este porte.

Wagyu, así fue bautizado el animal, fue vendido “por más de 12.000 euros” a la sociedad empresarial Gesalaga. Ubicada en la localidad guipuzcoana de Zarautz, cuenta con la división Carnes Okelan, especializada en la comercialización de despieces nobles de vacuno al vacío y que tiene presencia en Internet. La carne de Wagyu será degustada por el público más exigente y los comensales los restaurantes de primer nivel. Euskadi, un territorio en el que la gastronomía es religión y la chuleta de buey o vaca vieja uno de los productos irrenunciables, tiene en el mercado gallego a uno de sus principales proveedores.

Antonio, por lo de pronto, ya está criando otro macho y dos terneros gemelos más para repetir experiencia pues este buey fue el primero de su explotación que comercializó.

Compartir el artículo

stats