Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los alcaldes toman las riendas de la Mancomunidad

Manuel Cuíña apoya la “refundación” del organismo con la contratación de un gestor

Los alcaldes de Vila de Cruces, Rodeiro, Lalín y Silleda se reunieron ayer en el auditorio. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

El alcalde de Silleda, Manuel Cuíña, advirtió semanas atrás que o la Mancomunidade Terras de Deza tomaba un nuevo rumbo o su Concello se sumaría a los de Dozón y Agolada y abandonaría este organismo. Su colega lalinense, José Crespo, replicó poco después que el futuro pasaba por su profesionalización o incrementar las aportaciones municipales.

El presidente de la entidad, el primer edil cruceño, Luis Taboada, convocó ayer a los alcaldes en el auditorio lalinense y en ese encuentro, a tenor de la explicaciones de Cuíña, se siguió el guión de las propuestas lanzadas por Crespo y la mancomunidad seguirá adelante. ¿De qué manera? Un cambio estatutario, que entraría en vigor a principios del próximo año, otorgará todos el poder a los alcaldes, que serán quienes decidan, en junta de gobierno, las necesidades de cada ayuntamiento sin la intervención de la oposición porque, según Cuíña Fernández, la Mancomunidad no puede ser un escaparate de la contienda partidista pues así es complicado materializar propuestas. Los concellos miembros también incrementarán sus aportaciones –ya era preciso hacerlo tras la salida de Agolada– y se contratará un gerente para la gestión de financiación externa y proyectos de calado que redunden en beneficios individuales y conjuntos. Con Taboada por el momento al frente, sí se pactó que en la reforma de los estatutos se establezca que la presidencia será rotatoria, bien por dos o por cuatro años, en este caso coincidentes con un mandato municipal.

Compartir el artículo

stats