Agentes de la Policía Local de Lalín interceptaron en la madrugada del pasado domingo a sendos conductores jóvenes del municipio que circulaban a gran velocidad. Realizada la pertinente prueba de alcoholemia se comprobó que ambos dieron positivo. Desde la Policía Local explican que dieron un tasa que roza el límite “con el delito”. Contra cada uno de ellos se tramitó una denuncia administrativa que supone la pérdida de 6 puntos en el carné de conducir. La Policía recuerda que uno de ellos ya había sido sancionado recientemente con la pérdida de 10 puntos.

Por otro lado, durante el fin de semana cuatro agentes de la Policía Local de Lalín y otros tantos de la Guardia Civil participaron en controles destinados a evitar botellones. Durante el servicio fueron alertados de los altercados que un vecino de Lalín, cuyas iníciales son V. G.L., protagonizaba en algunos bares de la localidad. El individuo tuvo que ser reducido por los miembros de los cuerpos de seguridad y finalmente trasladado a Santiago en ambulancia para curarse de las heridas que se produjo tras romper varios cristales en los locales.