Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El juzgado hace las maletas

Las instalaciones del número 2 se estrenaron en su sede provisional en 2009.  | // BERNABÉ/LUISMY

Las instalaciones del número 2 se estrenaron en su sede provisional en 2009. | // BERNABÉ/LUISMY

Los juzgados de A Estrada hacen las maletas. Todavía les queda un tiempo para emprender la mudanza, pero ya pueden empezar a pensar en que, más pronto que tarde, les llegará el momento de trasladarse a una nueva casa. Las dos salas del partido estradense pasarán a convivir bajo un mismo techo, el del nuevo edificio de juzgados que se construirá en A Baiuca sobre unos terrenos que el pleno de la corporación municipal acordará ceder este jueves –en una sesión de carácter extraordinario– a la Xunta de Galicia.

La tramitación está ya avanzada. Aunque será esta semana cuando el pleno apruebe el expediente de cesión de la parcela sobre la que se construirá el nuevo edificio, el Concello ya gestionó la modificación de la tipología de este bien, pasando de demanial a patrimonial. La desafectación ya fue aprobada y se realizó el correspondiente asiento en el registro de la propiedad. Falta ahora que la corporación dé luz verde a la cesión para que esta pueda formalizarse en el plazo de 30 días, de tal manera que se faculte al alcalde, José López Campos, para firmar un convenio de colaboración con el ejecutivo autonómico al objeto de construir sobre estos terrenos un largamente esperado edificio judicial.

A finales de 2022

Antes de que se llegue a este convenio, ambas administraciones rubricaron ya hace meses un protocolo de colaboración para avanzar hacia la cesión de esta parcela en A Baiuca. De hecho, el vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, firmó en abril el acuerdo junto al alcalde estradense confiando en que el edificio judicial pueda ser una realidad a finales de 2022.

Sobre estos alrededor de 3.500 metros cuadrados de terreno se construirá un edificio para cuyo diseño la administración autonómica quiere contar con la opinión de los profesionales del ámbito judicial. En este sentido, Rueda Valenzuela adelantó la intención de la Xunta de fijar reuniones con “todos los operadores jurídicos de A Estrada que van a utilizar el edificio en el día a día”. “Para nosotros su opinión es muy importante; nos reuniremos en breve e intentaremos incluir sus aportaciones a la redacción del proyecto”, expresó en su momento el vicepresidente gallego. Avanzó que la intención de la Xunta es que el documento esté redactado este mismo año, de ahí que se reservase una previsión de 60.000 euros en los presupuestos autonómicos.

Permanente sede provisional

La construcción de un edificio de juzgados en la capital estradense no solo posibilitará mejorar las condiciones de las dos salas de este partido judicial, sino que permitirá poner punto y final a la situación de perenne provisionalidad que arrastra el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 del municipio. Este lleva en su sede temporal ya doce años, compartiendo escalera desde comienzos de 2009 con el archivo municipal, en el mismo edificio en el que, con entrada independiente, se encuentra el Museo do Moble e da Madeira (MOME), desde hace tiempo convertido en una sala para la celebración de eventos de carácter cultural, formativo y social.

Fue en febrero de 2008 cuando el pleno de la corporación decidió ceder, con los votos a favor de los concejales del entonces gobierno bipartito PSOE-BNG, el segundo piso de este edificio para la ubicación temporal del segundo órgano judicial del partido que entonces reunía a los municipios de A Estrada, Forcarei y Cerdedo, quedándose ahora solo con el estradense y forcaricense, después de que la fusión ligase a los cerdedenses al partido pontevedrés. La cesión de estas instalaciones se fijó por un período de cuatro años, aunque se barajaba la posibilidad de que una sede definitiva pudiese estar ya lista en el plazo aproximado de año y medio. Las previsiones fallaron, en gran medida chafadas por una situación urbanística que no se solventó hasta la aprobación del PXOM y, en consecuencia, por la falta de terrenos con la catalogación apropiada que poner a disposición de la Xunta. Con una situación poco práctica e incómoda, los jugados inician la cuenta atrás para coger la maleta y estrenar hogar.

Compartir el artículo

stats