El segundo y último curro de la Rapa das Bestas de 2021 fue de alto voltaje. Sobre la arena, los “aloitadores” y la yeguada de O Santo volvieron a medirse en la ancestral lucha de siempre pero vivida como nunca. La intensidad de los enfrentamientos cautivó a los 504 espectadores que, desde la grada, asistieron a un curro con menos libertad de movimiento para las reses pero con aun más peligrosidad por la fiereza de los caballos.

Las manadas de O Santo, ayer, a su llegada al segundo curro de la Rapa. Bernabé / Javier Lalín

Y es que a las en torno a 190 reses del curro del sábado, ayer se le sumaron otros 50 ejemplares de gran fiereza que pueblan A Planzadoira y que los vecinos de Sabucedo no habían querido el viernes mezclar con el resto de las manadas por temor a que pudieran –como acostumbran– romper cierres y dejarles sin yeguas suficientes para los dos curros. Ayer, sin embargo, les sumaron a la fiesta. Y estos animales dieron todavía mayor viveza al combate entre hombre y bestia.

Los “gladiadores” de Sabucedo fraguaron el segundo de los dos curros de cine del fin de semana, que inmortalizaron Caballo Films del cineasta Rodrigo Sorogoyen, Cinexin Studios de Nueva York bajo la dirección de Brais Revaldería y la coruñesa Mondotropo de Alejandro Enríquez desde el foso y otros muchos periodistas y profesionales del sector audiovisual de siete países diferentes. Y es que Francia se sumó, finalmente, a los otros seis que ya se sabía de antemano que darían cobertura mediática a la Rapa: España (la más representada), la República Checa (con un equipo de reporteros de su televisión pública, Czeska Televice), Dinamarca (mediante la directora de cine danesa Robin Petré), Estados Unidos (con Cinexin Studios de Revaldería), Portugal (a través de fotógrafos como José María Barroso o Luis Miguel Azevedo) y Corea del Sur (a través del fotógrafo Teye Lee, que acudió a la Rapa acompañado por su mujer, la coruñesa Andrea Caruncho, para cubrir la Fiesta de Interés Turístico Internacional para el periódico coreano News 1.

El fotógrafo Teye Lee, ayer, cubriendo la Rapa para el periódico coreano News1. Bernabé / Javier Lalín

Por su parte, Sorogoyenganador del Goya al mejor director y mejor guión original por El Reino en 2018– a preguntas de esta Redacción sobre sus impresiones acerca de la Rapa, la calificó de “espectacular”, tal y como la recordaba de hacía dos años. “Es una experiencia casi mística. Me encanta. Por eso vengo a grabar”, afirmó, asegurando haberla disfrutado mucho. Agradece el “silencio” cómplice que le otorgó el público del sábado para grabar solo la banda sonora del enfrentamiento entre “aloitadores” –cuya “calidad humana” destaca– y reses. También elogió la organización y estimó que la Rapa es “muy cinematográfica”. Detalló que, aunque él y su equipo (son 27 personas) ya llevaban varios días en la zona buscando localizaciones, no comenzaron a rodar hasta el curro. Fueron sus “primeras imágenes” para el rodaje de la película Las Bestias que retomarán “en 15 días” en el monte de Sabucedo.

El cineasta Rodrigo Sorogoyen empezó a grabar imágenes de Sabucedo para su película en los curros de este fin de semana. Bernabé / Javier Lalín

Ciertamente, el combate que presenció fue noble pero duro y fiero. La mayor fortaleza y rapidez del medio centenar de reses incorporadas ayer a las 190 del sábado animó aun más la lucha. Intentaron zafarse de los “aloitadores”, que –una vez más– volvieron a dar muestra de una técnica depurada y perfeccionada generación tras generación que les hizo salir victoriosos también ayer. Lograron cortarle las crines y desparasitar a 62 animales, convirtiendo el curro en uno de los más dinámicos de los últimos años. Previamente, los 72 aloitadores habían pasado el test de antígenos que les habían realizado cuatro enfermeras y una médica de Sabucedo que trabajan en la sanidad pública: Ana Bazal, Ana Corbal, Paula Quintillán, María José Cabada y Lara Pérez. Al tener test negativos, los 72 “aloitadores” pudieron bajar al curro sin mascarilla. Durante casi dos horas, la ancestral lucha del hombre y la bestia –que en un momento dado llegó incluso a desbordar los límites del curro nuevo– se saldó con una decena de incidentes: un “aloitador” sufrió una fractura en un pie por la pisada de un caballo; otro necesitó dos puntos en un labio debido a la cabezada que le propinó otra res; y siete sufrieron contusiones leves. Asimismo, tuvo que ser trasladado en ambulancia al Hospital Clínico de Santiago el camarero de una pulpería que sufrió una indisposición.

Los 72 "aloitadores" de ayer habían dado negativo en los test de antígenos realizados antes del curro matutino. Bernabé / Javier Lalín

Fueron las incidencias de una jornada en la que Sabucedo demostró, tener cantera: los jóvenes Antón Armenta y Roque Vázquez de tan solo 12 años y Lourdes fueron muy aplaudidos por el público al bautizarse este fin de semana como “aloitadores”, arropados por los más veteranos como Henrique Bazal, Michel Touriño o Roi Vicente. Todos ellos dieron buena muestra de su madera como “cicerones” de unos alumnos ávidos por aprender los conocimientos atesorados por los vecinos de Sabucedo durante 450 años de Rapa.

La artesanía y los aromas a pulpo y churrasco completaban ayer el ambiente Bernabé / Javier Lalín

Airiños de Caldelas animó la fiesta, un día después de entregarle un cheque de 1.000 euros a Rapa das Bestas. Bernabé / Javier Lalín

Esta volverá desde hoy a seguir haciendo historia desde el monte, al que Rapa das Bestas devolverá a la yeguada de San Lorenzo esta tarde, despidiéndose de una fiesta en la que el fin de semana también hubo lugar para olores y sabores (la cerveza de Estrella Galicia, pulpo y churrasco), la música (de Airiños de Caldelas tras cederle 1.000 euros de apoyo a la Rapa el sábado), o la artesanía (de Babyvan, Maruxío, Nobelo, Serodio Creaciones, Rubén Caramés, Rebolidoiro y Fran Ameixeiras).