Los cribados organizados por el Servizo Galego de Saúde ayer en Lalín y A Estrada para detectar positivos entre la población joven tuvieron una pobre respuesta ciudadana. En el ambulatorio de la cabecera comarcal dezana se presentaron entre las 8.30 y las 14.30 horas 457 chavales de la franja de edad comprendida entre los 14 y 26 años del total de 1.330 que habían sido citados por las autoridades sanitarias. La respuesta de los agoladeses fue todavía peor y sin en Lalín se practicaron test de antígenos al 34,4% de los citados, en la localidad vecina solo se personaron en su centro de salud el 23,2% de los 180 llamados. En este caso la horquilla de edad seleccionada era de 18 a 30 años.

La gerencia del área sanitaria de Santiago abrió las puertas de los dos ambulatorios dezanos con el fin de confirmar positivos por coronavirus en ambas localidades por el alza de casos, con un denominador común aparente: contagios entre jóvenes que habían acudido el pasado fin de semana a unas fiestas o reuniones para hacer botellón en hogares. En Lalín se confirmaron seis casos en el cribado, positivos que se sumarán a los 47 contrastados previamente en el día de ayer y que son uno menos en 24 horas. La incidencia a 14 días era idéntica a la de la víspera, de 213 casos por cada 100.000 habitantes. Ahora este indicador a siete días debería aumentar considerablemente. En Agolada no trascendieron datos en el día de ayer y el viernes eran exactamente 18 los vecinos contagiados.

El porcentaje de participación en las pruebas diagnósticas en estos dos municipios fue incluso más bajo que el que hubo hace justo una semana en Silleda. Entonces se habían sometido a los test de manera voluntaria sobre 300 personas del millar citadas por el servicio autonómico de salud. Al margen de la abulia de los jóvenes, hubo casos que no se presentaron al estar confinados por contactos con positivos y a la espera del resultado de test. Un sábado de agosto, con el fin del verano llamando a la puerta, es otra razón del escaso poder de convocatoria entre chavales que temen que un contagio les pueda chafar sus planes para el fin de semana.

Por otro lado, en A Estrada su servicio de atención primaria confirmaba ayer 19 casos activos, que son ocho más en 48 horas. Uno de los pacientes permanece ingresado en la UCI de un complejo hospitalario y la edad media de los estradenses que luchan contra el coronavirus SARS-CoV-2 se sitúa en 32 años.

En Cerdedo-Cotobade el área sanitaria de Pontevedra también organizó ayer un cribado, citando a 1.300 vecinos de entre 20 y 49 años.