La Rapa agota entradas en solo 12 minutos y gana apoyo para cuidar las reses todo el año

Entre 60 y 70 “aloitadores” con test de antígenos negativo bajarán al foso cada día | Xunta y Concello firmarán un convenio para contratar a un operario de apoyo anual a Rapa das Bestas

Directivos de Rapa das Bestas, ayer, con representantes de Xunta y Concello, en el curro nuevo, para presentar la fiesta.

Directivos de Rapa das Bestas, ayer, con representantes de Xunta y Concello, en el curro nuevo, para presentar la fiesta. / Silvia Pampín

Solo 12 minutos. Ni uno más duró la venta online del millar de entradas ofrecidas por Rapa das Bestas de Sabucedo para los dos curros del fin de semana. Solo había disponibles 504 para cada uno de ellos y se agotaron en menos de un cuarto de hora. No era para menos. La del fin de semana será una “rapa” histórica: la primera de la era COVID, con aforo reducido a un tercio del habitual –generalmente en cada curro hay 1.600 espectadores y medio millar que debe conformarse con su banda sonora al quedarse a las puertas, sin lograr entrada– y con todos y cada uno de los espectadores identificados y vinculados a su número de asiento para poder hacer un rastreo si se detecta un positivo por coronavirus entre los asistentes. Entre uno y otro habrá un metro de distancia. Y todos ellos estarán obligados a llevar mascarilla en todo momento. Tampoco podrán comer o fumar. Solo beber un sorbo de agua momentáneamente si el sol de justicia que cada año suele caldear el curro amenaza con deshidratarles.

Luis López, José López, Silvia Magariños, Henrique Bazal, Paulo Vicente, Juan Constenla y Alfonso Rueda, ayer, reunidos en el curro nuevo de Sabucedo para presentar la Rapa das Bestas. |   // SILVIA PAMPÍN

Luis López, José López, Silvia Magariños, Henrique Bazal, Paulo Vicente, Juan Constenla y Alfonso Rueda, ayer, reunidos en el curro nuevo de Sabucedo para presentar la Rapa das Bestas. | // SILVIA PAMPÍN / Silvia pampín

Solo los entre 60 y 70 “aloitadores” que bajarán al foso cada día tendrán licencia para operar sin mascarilla. El enorme esfuerzo que exige aloitar con los “garañones” de la cabaña de O Santo así lo exige. Por eso estarán exentos de la obligación de llevar mascarilla, pero no de la prevención COVID: antes de entrar en el curro tendrán que tener un test de antígenos negativo. Quienes sí llevarán mascarilla serán los niños que retiren los potrillos del foso, antes del inicio del espectáculo.

Son medidas excepcionales para una edición de la Fiesta de Interés Turístico Internacional de Sabucedo que también lo es y que ayer se encargaron de presentar en Sabucedo el presidente y la vicepresidenta del colectivo, Paulo Vicente Monteagudo y Silvia Magariños Míguez, así como el también directivo y expresidente de la Rapa Henrique Bazal en compañía del vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda; del delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, Luis López; y del alcalde y el teniente de alcalde de A Estrada, José López y Juan Constenla.

El de ayer fue un encuentro productivo, en el que el vicepresidente de la Xunta y el alcalde se mostraron dispuestos a arrimar el hombro junto a los vecinos de Sabucedo para facilitar el trabajo diario en el monte que es imprescindible para que cada primer fin de semana de julio –este año la fiesta se ha cambiado por la situación COVID– la “singularidad de la tradicional fiesta de la Rapa das Bestas” pueda seguir ejerciendo como “reclamo para atraer visitantes”. Si el trabajo en el monte siempre ha sido duro, con la pandemia y las limitaciones al movimiento las dificultades que ha tenido que encarar Rapa das Bestas han sido aun mayores. Les vendrá bien contar con el trabajador que Xunta y Concello contratarán a través de la administración local en virtud de un convenio que Rueda y López se mostraron ayer dispuestos a rubricar en septiembre para que el operario –que trabajará a las órdenes de la Rapa– pueda trabajar ya este año y nueve meses del próximo.

También Vicente y Bazal desvelaron ante los representantes de Xunta y Concello que Rapa das Bestas está dispuesta a estrechar la colaboración con los propietarios particulares que tengan caballos en el monte, ante el incremento de gastos que supone, por ejemplo, su obligada identificación. El colectivo está dispuesto a ayudarle con esa exigencia y también a incluirles en su seguro de cobertura de responsabilidad de posibles daños que puedan causar en materia de accidentes y daños a cultivos. Sabucedo intenta así evitar que, como viene sucediendo, el aumento de gastos derivados de tener reses equinas y la falta de rentabilidad económica del caballo gallego de monte pueda seguir motivando el descenso de la población equina.

Un eólico amenaza la zona de “baixa” de las reses desde hace 450 años

El presidente de Rapa das Bestas, Paulo Vicente, aprovechó ayer la presencia de Rueda en Sabucedo para trasladarle la preocupación de los vecinos por el parque eólico proyectado para la misma zona por la que desde hace 450 años se realiza la “baixa” de las yeguas de O Santo en dirección a la parroquia para participar en la tradicional Rapa. Vicente recordó que las administraciones van a tener que “avalar o denegar” el proyecto. “Si la energía verde tiene que llegar”, indicó, que se haga sin “perder nuestros montes a cambio de nada”.

Noventa y dos profesionales de la comunicación de seis países

El gran interés mediático suscitado por la Rapa ha motivado que, finalmente, la reducción del número de profesionales de la comunicación no vaya a ser tan acusado como el previsto por la organización de la fiesta. Si proyectaba reducir el número de profesionales acreditados a 30 frente a los 180 habituales de otros años, finalmente han sido 92 las acreditaciones expedidas a profesionales de seis países: España, Portugal, Estados Unidos, Corea del Sur, República Checa y Dinamarca. Casi una treintena de los acreditados pertenecen al grupo del director de cine Rodrigo Sorogoyen. De Corea del Sur estará la fotógrafa Taejay Lee.

La Gala distingue a una “Aloitadora de honra” de FARO

Tras la presentación de la programación de la Rapa realizada en la mañana de ayer en el curro nuevo, ya por la noche, la Asociación Rapa das Bestas de Sabucedo distinguió como Aloitadora de Honra en su Gala dos Aloitadores a la periodista de FARO DE VIGO de A Estrada Ana Cela por su labor periodístico en la defensa de los valores de una celebración sin parangón como la Rapa.

Los últimos 15 años reducen la cabaña equina a la mitad

La escasa rentabilidad del caballo gallego de monte y el aumento de obligaciones –por ejemplo, de identificación de las reses con microchip y de tener al día documentación relativa a una explotación ganadera– está suscitando un escaso interés por tener caballos en el monte. Y esto para la Rapa resulta fatal. A otros problemas como la escasez de pastos que el colectivo de Sabucedo trata de paliar cada año creando nuevos pastizales (alguno de ellos con apoyo del Distrito Forestal XVI Deza-Tabeirós-Montes) ha motivado un acusado descenso de la cabaña equina que puebla los montes de Sabucedo y de los vecinos municipios de Cerdedo-Cotobade, Campo Lameiro y Moraña. La cifra es alarmante. Según los datos proporcionados ayer por el presidente de Rapa das Bestas, en los últimos años se ha reducido la cabaña equina prácticamente a la mitad: frente a los entre 600 y 800 caballos que solía haber en el monte hace tres lustros, en la actualidad hay solo entre 350 y 400 reses equinas susceptibles de participar en la Rapa. De ahí que Rapa das Bestas lleve años trabajando para intentar mejorar las condiciones de habitabilidad de las reses. Intenta así favorecer el crecimiento de la cabaña de O Santo, que hoy buscarán los vecinos de Sabucedo y sus colaboradores en la tradicional subida al monte, tras la misa de la mañana en honor a San Lorenzo, que comenzará a las 6.30 horas.