Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crespo plantea a los concellos más dinero para la Mancomunidad y delegar la gestión en un técnico

Propone un equipo gerente para recabar financiación externa y una entidad solo con alcaldes | Y urge un cambio estatutario

Crespo conversa con Taboada en una sesión plenaria. | // BERNABÉ/J.L.

La espantada del Concello de Agolada parece haber la puntilla a la Mancomunidade Terras de Deza, aunque si la estocada no fue muy certera todavía cabe la posibilidad de que se levante. Así lo entiende al menos el alcalde de Lalín, José Crespo, que ayer valoró el posicionamiento del PSOE de Silleda sobre la posible marcha de la administración local trasdezana de la entidad. Más dinero, una gestión profesional y un organismo con poder limitado a los alcaldes es la receta que para el veterano político dezano debe aplicarse como remedio para evitar la desaparición de facto de una Mancomunidad en la que solo está ya Lalín, Silleda, Vila de Cruces y Rodeiro.

Crespo Iglesias apela a la sensatez de los otros tres alcaldes para sentarse a hablar “de tú a tú y sin intereses partidistas de por medio”. Superado, para él, el debate sobre un cambio estatutario, “que siempre reivindiqué” aboga por la contratación de un equipo directivo (un gerente, acompañado o no por otros auxiliares) que se encargarían de llevar las riendas del día a día y, por ejemplo, buscar proyectos supramunicipales o fondos ante administraciones superiores. Donde no hay debate, a su juicio, es sobre la representatividad de un ente en el que solo los alcaldes “porque tenemos todos los mismos intereses” formarían parte de un órgano de gobierno aunque puntualmente pudiesen convocarse plenos para rendir cuentas sobre la gestión. “Hay que profesionalizarla, que funcione como un concello más y apartar la política porque si no está condenada al fracaso”, remarcó. “Si existe voluntad claro que se puede salvar y puede ser muy interesante para captar fondos europeos o de Diputación, Xunta o Estado”. “Creo que los cuatro alcaldes que quedamos somos razonables”, adujo. Tampoco ve mal presidencias rotatorias.

¿Cómo se robustece la Mancomunidad? Para el mandatario lalinense, que representa al Concello con más peso en la misma, no hay dudas: cada municipio debe aumentar su aportación y si fuese necesario financiarla con el triple de dinero. Así se podría conseguir, señaló, pasar de un equipo de mantenimiento de viales a tres o incluso cuatro. De este modo Lalín y Silleda podrían disponer todo el año de una brigada y, por ejemplo, Vila de Cruces y Rodeiro una compartida. En este sentido dijo que cada ayuntamiento tendría que asumir su coste; es decir, sus aportaciones serían suficientes para costear cada uno de estos equipos.

Rafael Cuíña apoya la estrategia de los socialistas silledenses

El coordinador de Compromiso por Lalín, Rafael Cuíña, apoya las declaraciones del regidor socialista de Silleda, Manuel Cuíña, sobre el futuro de la Mancomunidad que, pasa, dice, por más competencias en su junta de gobierno y una presidencia rotatoria. “Estamos dispuestos a retirar la moción del pleno de Lalín, pero la Mancomunidad no puede seguir bajo el control del PP, que la dejó morir”. Lamenta que su presidente y alcalde cruceño, Luis Taboada, no negociase con Agolada tras su anuncio de abandono.

Compartir el artículo

stats