Un vecino de Agolada fue identificado por la Guardia Civil días después de huir de agentes de la Xunta que lo habían localizado pescando truchas en el río Tambre en época de veda. El furtivo, según informó la consellería, fue interceptado en la madrugada del pasado día 13 con una cesta con 71 truchas de las que solo 6 alcanzaban la medida mínima permitida. También llevaba una arte de pesca prohibida; en concreto una red de forma circular provista de plomos, además de un vadeador.

Las artes ilegales confiscadas al presunto delincuente. /Consellería de Medio Ambiente

Personal del Distrito XVI (Deza-Tabeirós) vigilaba al agoladés desde hacía un par de meses y decidió montar un operativo en el río Tambre, a su paso por Boimorto. En el momento que regresaba a su vehículo fue interceptado y en todo momento mantuvo una actitud de escasa colaboración; es más, se negó a facilitarles el material y huyó en su coche “con el consiguiente peligro para la integridad de los agentes ambientales”. Los funcionarios de la Xunta dieron aviso a la Guardia Civil, que envió una patrulla de apoyo esa misma noche hasta el domicilio del pescador, que no pudo ser localizado hasta dos días después. Tras proceder a su identificación, los funcionarios le notificaron que sería denunciado por desarrollar una actividad de pesca con arte prohibida en horas y época inhábil, negarse a su identificación, darse a la fuga poniendo en riesgo la integridad de los agentes y por desobediencia. Este último hecho también fue denunciado ante la Delegación del Gobierno.

Pola comisión de los hechos descritos en el río Tambre el presunto furtivo podrá ser sancionado, por lo menos, por dos infracciones graves incluidas en la Ley 2/2021, de 8 de enero , de pesca continental en Galicia.

Todo el pescado incautado fue entregado en el establecimiento de beneficencia Cottolengo del Padre Alegre, situado en Santiago de Compostela. En cuanto a la plomada, el macuto con el cesto y el vadeador incautados también por los agentes, están depositados en la Estación Ictiolóxica de Ximonde, dependiente de la Consellería de Medio Ambiente. Desde este departamento autonómico se destaca la “gran profesionalidad de los agentes ambientales participantes en los operativos antifurtivismo que se desarrollan en Galicia, así como el inestimable papel de la Guardia Civil, siempre dispuesta a colaborar”.