Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un centro infantil que piensa en verde

La estradense Sonia Mosquera abre una ludoteca para niños en O Foxo en una apuesta por los espacios abiertos y la naturaleza

Sonia Mosquera nos abre las puertas de su centro infantil en O Foxo. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

“O Corbelle máxico”, con ese misterioso nombre nace en la localidad estradense de O Foxo una oferta diferente para el ocio de los más pequeños. Sonia Mosquera Gómez es la cara más visible de este nuevo proyecto que nace con el objetivo de convertirse en un espacio para los niños pero con un carácter diferente. Este viene marcado por su ubicación en el rural estradense, en una apuesta por ofertar un espacio para los niños al aire libre, ligado con la naturaleza y a los juegos tradicionales.

Este centro de juegos para los más pequeños es el gran sueño de Sonia Mosquera. La pedagoga nacida en Vila de Cruces decidió un día dejar el trabajo que había tenido durante diez años en El Corte Inglés para apostarlo todo por ese sueño. Afincada en la localidad de Silleda junto a su marido estradense comenzó a buscar opciones para abrir su negocio. “Hacía mucho tiempo que quería hacer algo así pero debo reconocer que no sabía ni cómo ni dónde. Al principio busqué incluso colegios en zonas del rural que estuviesen sin utilizar y que pudiese alquilar pero no me convencía nada”, recuerda.

Al final, la solución a su búsqueda estaba más cerca de lo que pensaban. O Corbelle máxico nace en la casa familiar de su marido en O Foxo, que ambos decidieron reformar. Tras una fuerte inversión y buscando crear un espacio acogedor y atractivo para los niños, su centro de juegos estaba listo. La reforma dejó una casa en la que la familia vive en la segunda planta, mientras que la primera se destina únicamente a la ludoteca. En este espacio los niños pueden disfrutar de un amplio jardín pero también de una zona interior muy cuidada para los momentos en los que no se pueda estar al aire libre.

Precisamente, esa es la gran oferta de esta nueva ludoteca ubicada en el rural estradense, donde no es habitual ver este tipo de propuestas para niños. “Los niños necesitan estar al aire libre, con espacio y cerca de la naturaleza. Existen ofertas lúdicas para los más pequeños pero suelen estar más en los pueblos grandes y son cerradas. Sé que puede ser arriesgado abrir algo así en el rural pero quería hacer algo diferente”, explica Sonia Mosquera.

Por el momento, su centro de juego abre por las tardes, mientras que los fines de semana se destina a la organización de eventos como cumpleaños. La intención en el futuro es sin embargo abrir también por las mañanas. En cuanto a su propuesta lúdica, esta se centra en juegos populares, como el escondite o el pañuelo, sin olvidarse de los juegos de agua en verano. Utilizan para ello su amplia finca trasera con piscina. Ofertan además meriendas, siempre con un carácter ecológico y saludable.

Sonia Mosquera se muestra encantada con el resultado final de un proyecto que está dando sus primeros pasos. Atrás deja sin embargo varios años de duro trabajo, tanto para la obra para crear el centro como por los trámites burocráticos para poner tener todo el regla.

Compartir el artículo

stats