Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Codeseda abre el grifo sin miedo

La traída de agua de esta parroquia resiste el verano sin cortes y adjudican dos nuevas captaciones en A Grela para reforzarla

Una peluquera lava el pelo a una clienta con un hilo de agua, un verano anterior. | // BERNABÉ/CRIS M.V.

Han sido muchos los veranos en el dique seco. Estíos en los que los usuarios de la traída municipal de agua existente en la parroquia estradense de Codeseda no sabían hasta cuánto aguantaría el suministro. Eran conscientes de que, en algún momento, el grifo dejaría de echar agua y habría que buscarse la vida. Suerte de aquel que tuviese pozo. Sin embargo, las obras realizadas en los últimos años –aprovechando agua de un cauce próximo y construyendo un nuevo depósito–, sumadas a un verano hasta ahora inexistente, han permitido que este año esta red de abastecimiento aguante el tirón sin tener que ver cómo los camiones cisterna nutren a diario sus reservas.

El edil de Medio Ambiente, Juan Constenla, confirmó ayer que el Concello no tuvo que recurrir este año en ningún momento al servicio municipal de Emerxencias para que surtiese el depósito de Codeseda. El también primer teniente de alcalde señaló que la administración municipal adjudicó, a través de un contrato menor, las dos nuevas captaciones programadas en los montes de A Grela para que esta traída sea alimentada por más manantiales. Estas captaciones se realizarán mediante dos perforaciones dirigidas y efectuadas con una máquina especial, que buscará el aprovechamiento directo de estos dos manantiales a una profundidad de 230 metros. El agua sería después conducida hasta el depósito, localizado en el lugar de Barro. Junto a la antigua instalación municipal se construyó un nuevo punto de almacenaje de agua, con una capacidad de 40.000 litros y conectado con la instalación original.

Inversamente proporcional

Hasta el momento, en Codeseda el termómetro y el depósito de agua tenían sincronizados sus niveles de forma inversamente proporcional. A medida que subían las temperaturas, los niveles del depósito se desplomaban, dando lugar a reiteradas sequías estivales en esta red pública de abastecimiento de agua. El problema, que ahora se quiere zanjar definitivamente con estas dos nuevas captaciones, es histórico. Hace al menos 20 años que el verano en este enclave del rural estradense es sinónimo de problemas de abastecimiento. Sin embargo, en todos estos años al consejo de un uso responsable del agua se sumaron avisos de inspecciones de consumo por parte del Concello, el recurso al abastecimiento externo y promesas de búsqueda de soluciones para intentar remediar la falta de agua.

El edil Juan Constenla no pudo confirmar ayer cómo marchan los consumos de esta traída este verano, si bien reconoció que un dato que tiene solicitado para poder analizarlo y ponerlo en perspectiva con los datos correspondientes a ejercicios anteriores.

La falta de agua en Codeseda durante los meses de verano ha sido caballo de batalla de los sucesivos gobiernos locales. Se buscaron soluciones, se tomó alguna medida pero, en la práctica, hasta ahora nada había cambiado. Ya en el verano de 2000 las quejas de los vecinos se daban por frecuentes, cuestión que denota que la escasez estival del suministro se remonta en el tiempo más de dos décadas atrás.

La cosa comenzó a mejorar para esta parroquia en el verano de 2019. En el mes de julio Codeseda se quedó sin agua de forma repentina y a lo largo de varias horas, ante los problemas existentes para efectuar el suministro externo como viene haciéndose desde hace años: con ayuda de un camión del servicio de Emerxencias. Tras esta incidencia el Concello apostó por adoptar una solución provisional, consistente en la captación de agua desde un arroyo cercano al depósito, una medida que ayudaría a que esta traída se abasteciese diariamente con 70.000 litros de agua. Ahora, las captaciones previstas supondrían un suministro de 27.594 metros cúbicos de agua al año. Los dos manantiales existentes continuarán funcionando y a ellos se sumarán dos aprovechamientos nuevos que se obtendrán a través estas dos perforaciones dirigidas que buscarán agua a 230 metros de profundidad.

Compartir el artículo

stats