Lalín pasará a formar parte desde el 7 de agosto del mapa de los museos del juguete de referencia en Galicia y en la Península Ibérica. A las 12:30 horas del próximo sábado tendrá lugar la inauguración del Museo do Xoguete (Colección A. Chaves) en la parte introductoria del Pazo de Liñares. Las piezas proceden en su mayoría de la colección de Antonio Chaves, escritor y pintor cambadés afincado en Vigo, que participará en un acto que será abierto hasta completar aforo. También está prevista la presencia del conselleiro de Cultura, Educación e Universidade, Román Rodríguez, el alcalde, José Crespo, y otros miembros de la corporación.

A lo largo de los últimos meses se llevó a cabo, de la mano de Chaves y bajo la coordinación de la Concejalía de Cultura, que dirige Begoña Blanco, el rediseño de espacios dentro del Pazo de Liñares para proyectar el museo como una cápsula del tiempo. La idea de “concepto abierto” preside la instalación, dada la riqueza y diversidad de los fondos, así como las posibilidades de crecimiento, con que cuenta la colección –una de las mayores de España– de este especialista en el mundo de la infancia, presidente de la Fundación Raquel Chaves, constituida en 1994 y declarada de interés gallego, social y cultural.

El Museo do Xoguete arranca con más de mil piezas, distribuidas en distintas salas, que constituyen un amplio recorrido por el mundo del juego y la infancia. Entre otros muchos objetos se encuentra un ejemplar del codiciado Bugatti de Payá, coche de carreras de 1932, elaborado en hoja de lata, que constituye uno de los máximos exponentes del juguete antiguo en España; una vitrina con aviones en homenaje al pionero Joaquín Loriga, nativo del propio pazo; o una hacha de época romana y, por tanto, con 2.000 años de antigüedad. También destaca la notable presencia de juegos y juguetes realizados en Galicia, el espacio dedicado a Portugal, un considerable número de piezas premiadas, o el fantástico cuadro titulado Teatre de Marionetes, firmado en 1977 por el pintor y escultor catalán Camil Fábregas (1906-2003).

Detalle de una muñeca.

Las piezas que se podrán ver en el museo destacan por su originalidad. La colección de Chaves se completará con otros elementos exclusivos que se irán aportando desde el Concello de Lalín, como los Cabezudos de Laxeiro, que estarán expuestos en el pazo y que saldrán a las calles en próximas ocasiones, u otros que se intentarán conseguir, caso de los Papamoscas de Santiso o los Cabezudos de Wily.

Para Antonio Chaves, que concibe que “juego y juguete son un referente de la propia naturaleza evolutiva del ser humano”, el museo “provocará en todos sus visitantes un colorido mosaico de plurales recuerdos, al tiempo que únicos e inolvidables”, situando a Lalín como referencia en este ámbito.

Marioneta en 2022

Días atrás, José Crespo agradecía “enormemente” a Chaves su colaboración “impagable” para ceder la mayoría de las piezas que conforman el museo, que son una décima parte de las que tiene este coleccionista y que, de acuerdo con él, se irán rotando en la exposición. En palabras del regidor, “va a ser un atractivo turístico y educativo fundamental para que vengan a visitarnos de otras latitudes”. Viene a complementar las exposiciones permanentes preexistentes –las salas de Loriga y el geólogo Hilgen–, a las que se unirá el Museo da Marioneta, que confía en tener en funcionamiento el año que viene y que será único en Galicia. “Queremos hacer de Liñares un punto de referencia obligado del juguete y el títere”, remacha el alcalde.