Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las marmotas perrean

El reguetón en bucle molesta a vecinos de A Estrada

La Calle Justo Martínez de A Estrada, en la tarde de ayer, con hilo musical.

La cosa empieza animada. Es verano, las vacaciones están más o menos cerca y sienta bien escuchar algo de alegría en la calle. Hasta ahí todo bien. Como son tiempos en los que las corrientes están bien vistas, tratas de abrir la ventana para que haya una saludable ventilación en la oficina o en casa. La música sigue y cada vez va ganando terreno. Tratas de no perder la concentración en lo que estás haciendo, deseando acabar la tarea que tienes por delante. Pero cuando esa canción suena por sexta, séptima u octava vez, terminas con un mosqueo monumental. No lo puedes evitar. Lo que hace un rato te parecía muy propio de la estación se ha convertido en una jaqueca que te taladra la cabeza. Ni que decir tiene que la ventana lleva cerrada ya un buen rato a cal y canto, pero el reguetón sigue colándose por cualquier rendija y acabas dándole la razón a Shakira cuando repite, por enésima vez en la tarde, yo tengo miedo de que me guste y que vaya a enloquecer, aunque solo sea por esa última parte de su estribillo.

El hilo musical es cosa de la Asociación de Comerciantes da Estrada (ACOE), tal y como ayer se confirmó desde el Concello. La intención es buena. Se trata de generar ambientación en las calles, que la gente pueda pasear como si lo hiciese por un gran centro comercial al aire libre, en el que puede disfrutar deteniéndose en la terraza de un bar o entrando en cualquier tienda después de dejarse seducir por el escaparte. No es descabellado. La música suena por la mañana –desde aproximadamente el mediodía– y los altavoces continúan la fiesta durante toda la tarde, con un paréntesis a la hora de comer y de la siesta más madrugadora.

Debate en la escalera, en la calle y en las redes

Quienes hacen sus compras, se toman su café y se van a su casa, pueden apreciar la iniciativa. Sin embargo, quienes viven o trabajan en el entorno de la calle Justo Martínez, Iryda o Praza da Constitución están que se suben por las paredes. El debate está servido en la escalera, la calle y las redes sociales, además de llegar las quejas a distintos integrantes del gobierno local. Los hay que se quejan de que la música suene durante todo el día, pidiendo que cada quien ponga en su casa lo que le guste escuchar, sin verse obligado a oír repetidamente canciones que, aunque puedan gustarle, seguramente llegue a aborrecer. Y es que, otra de las cosas por las que protestan los ciudadanos es que la repetición en bucle hace que, como vivas o te quedes por la zona un ratito, acabarás escuchando los mismos temas una decena de veces.

Hay voces que también opinan sobre el estilo musical escogido, con un marcado protagonismo del reguetón. Algunos entienden que debería haberse apostado por música gallega, otros piden rock y los hay que sugieren algo ambiental, con un volumen que permita dejar la música fuera cuando se cierra la ventana.

Está claro que nunca llueve a gusto de todos y también que esta no es la primera vez que surgen estas protestas por el hilo musical. Muchos dicen que están dispuestos a tragar con los villancicos en Navidad, pero que lo de ahora es repetir en cada jornada el famoso Día de la Marmota. Eso sí, versión perreo.

Un tobogán acuático para seguir animando las compras

El gran gancho de la campaña Venres Máxicos da ACOE llegará mañana en bañador y chanclas. El colectivo que representa al comercio de proximidad del municipio instalará un tobogán acuático gigante en la Rúa 56, subiendo desde Antón Losada Diéguez a la Praza de Galicia. Será un tobogán de 120 metros de longitud, al estilo del instalado en el San Paio del 2018. La intención de la ACOE es que funcione de 12.00 a 14.00 horas y de 16.30 a 20.30 horas. Al principio, la organización preveía instalarlo en la calle Calvo Sotelo, pero finalmente se apostó por repetir el emplazamiento escogido en 2018, con una pendiente que garantiza la diversión. Para acceder al tobogán será preciso justificar al menos 20 euros de compras realizadas durante el mes de julio en los comercios de la red de la ACOE. Los tiques podrán acumularse hasta alcanzar esta cantidad. Habrá que validarlos antes de acudir a la atracción hinchable. Podrán validarse hasta mañan viernes en la oficina de la ACOE de la calle Ulla, de 11.00 a 13.00 o de 17.00 a 19.00 horas.

Compartir el artículo

stats