Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lucía asué mbomio rubio nnficha personal | Periodista y ponente en el curso de igualdad de Lalín

“A los que no somos migrantes se nos extranjeriza por el color de la piel”

“La búsqueda de vías alternativas para llegar es por los pocos visados de África”

La periodista Lucía Asué Mbomio Rubio.   | // MASSIEL VALDEZ

La periodista Lucía Asué Mbomio Rubio. | // MASSIEL VALDEZ

Clausuró ayer la jornada inaugural del curso sobre igualdad de Lalín con una ponencia titulada “Análisis de los medios de comunicación, de personas africanas y afrodescendientes, con perspectiva de género”. Lucía Asué Mbomio lo hizo vía telemática desde Madrid, donde trabaja como reportera.

–¿Cómo estamos en España a la hora de representar en los medios a personas de raza negra?

–En Lalín he querido exponer el punto de vista de una periodista que lleva 16 años trabajando en la tele y que como tal ha cometido un montón de horrores también. Al final, te dejas llevar por la inercia porque tú puedes ser súper feminista pero empiezas a trabaja y te das cuenta de que entrevistas sobre todo a hombres porque casi siempre son varones los directores de empresas y demás puestos.

–¿Es el racismo algo personal o deberíamos de abordarlo como algo más amplio?

–Yo creo que de que el racismo es algo sistémico. Siempre me gusta utilizar en esto la metáfora de un pulpo. La cabeza del pulpo es la parte sistémica y, a partir de ahí, el pulpo te puede acariciar con sus tentáculos o te puede caer todo el peso de esos tentáculos. Muchas veces nos quedamos en la narrativa de la anécdota, cosas pequeñitas, y esto no deja de ser la punta del iceberg de algo más grande.

–¿Cuánto de importantes son los sistemas de representación?

–Son muy importantes y no son una cuestión anecdótica. De hecho, buena parte de mi presentación tiene un punto si me apuras machacón. Me refiero a que tengo tropecientos mil ejemplos que evidencian que no es algo anecdótico, sino que repetimos ciertas cosas que al final acaban por producir una lectura de las personas que migran muy deshumanizadas.

–Sin embargo, usted es española a todos los efectos legales y no tiene nada que ver con movimientos de migración alguno, ¿no?

–Claro pero a pesar del acento que tú estás escuchando de Alcorcón me fui a Guinea, a Londres y he vivido en Portugal pero al final es verdad que incluso a los que no somos migrantes se nos extranjeriza por el color de la piel. Parece ser que la piel es un marcador de pasaporte en España. La excusa de que llevamos aquí poco tiempo es muy burda porque yo ya tengo 40 años y mi padre lleva aquí 57 siempre con nacionalidad española porque su país cuando llegó aquí era territorio español. Además, desde 1778 ha sido siempre así. Esto también conecta con algo sistémico como es el borrado de un episodio de la historia de España que la conecta con el continente africano.

–¿A qué se refiere?

–Es un episodio que no se enseña en las escuelas y está desaparecido. A mi me contaron que las últimas colonias españolas fueron Cuba, Puerto Rico y Filipinas, ¿y qué pasa con el norte de Marruecos, con el Sáhara o Guinea Ecuatorial? No puede ser que me sigan felicitando por lo bien que hablo español o a mi padre porque lamento decir que no tienen ningún mérito.

–¿Es cierto que visibilizamos el fenómeno migratoria sin llegar a entender las verdaderas causas?

–Por supuesto. Mucha gente que viene por el mar en patera no es que quiera venir aquí arriesgando su vida porque no son idiotas. Es que no se dan visados porque la emisión de visados en países africanos es muy bajita en comparación con otros sitios y eso es lo que provoca es que la gente busque vías alternativas para llegar aquí.

–¿Dónde está el error de comunicación con esta problemática?

–Al final se cuentan masa y no personas; no se cuenta quiénes ni por qué y ni siquiera de dónde. Se habla de África subsahariana que cuenta con más de 40 países reducida a dictadores, ablaciones femeninas o guerras, por ejemplo. Cuando cada comarca es mundo como podemos comprobarlo, aquí, en España. Los periodistas sólo contamos a dónde llegan y, sobre todo, cuántos son realmente. Además, en las noticias prácticamente no se utiliza la palabra persona, sino que se usan términos como migrantes o sin papeles y cosas así.

Acto inaugural del curso de igualdad de Lalín. Bernabé/Javier Lalín

El Salón Teatro de Lalín acogió ayer el acto inaugural del curso estival sobre igualdad en el que estuvieron presentes el alcalde José Crespo, la secretaria xeral da Igualdade, Susana López Abella, la concejala de Cultura, Begoña Blanco, y la profesora de la USC, Milena Villar. Crespo señaló que el hecho de que durante una semana “haya un punto para debatir cuestiones de igualdad en Lalín es para nosotros un motivo de orgullo”. El regidor municipal añadió que se trata “de un programa muy completo que os va a dar la oportunidad, si cabe, de afrontar mucho más en lo que hicisteis hasta ahora en materia de igualdad porque a lo largo de estos cinco días tenéis materia para dibujar a través de temáticas que son tremendamente interesantes dentro de la igualdad”. Durante la inauguración del curso de verano “XVI Novas fronteiras na igualdade de oportunidades 2.0: Feminismos- Masculinidades- Educación Sexual- Violencias-Coeducación” de la USC y el ayuntamiento de Lalín, López Abella subrayó que la Xunta mantiene “un compromiso necesario” para reforzar la promoción de mecanismos de difusión y el acceso a los recursos disponibles para las víctimas de violencia de genero. La secretaria xeral da Igualdad anunció que el Gobierno gallego reforzará la información sobre los riesgos en el uso de medios tecnológicos para evitar la violencia cibernética, sobre todo en aquellos colectivos más vulnerables como son los menores de edad y las mujeres. Un informe elaborado por la Xunta sobre el impacto de género del virus revela que “las mujeres, la adolescencia y la niñez” incrementaron los riesgos de sufrir violencia cibernética, ya sea sexting, grooming o ciberacoso, a causa de una “mayor utilización” de los medios virtuales como “alternativa” ante las restricciones de movimiento. “Una adecuada atención de las víctimas requiere que estas mujeres conozcan de primera mano los recursos con los que cuentan para poder romper con el círculo de la violencia que las mantiene unidas al agresor, más aún en situaciones extraordinarias como la que estamos viviendo con la pandemia”, declaró López Abella. En esta edición número 16 se matricularon 35 personas, entre estudiantes y profesionales de diferentes campos procedentes de las cuatro provincias gallegas y de Melilla, siendo el 26% repetidores de ediciones anteriores. Además, para garantizar la seguridad anti COVID, este hay un espacio limitado para los oyentes.

Segunda jornada

La segunda cita del curso estival de igualdad lalinense ha alterado su programa de hoy. Debido a circunstancias personales de los ponentes, a las 12.30 horas intervendrá Lucas Platero sobre “Interseccionalidad y privilegio” y Lionel Delgado lo hará a las 17.00 horas con su ponencia titulada “Masculinidades errantes. Entre el cambio y el resentimiento”. El programa se completa con la conferencia de las 10.00 horas sobre “Otras masculinidades posibles”, a cargo del profesor de Literatura Miguel Ángel Arconada Melero.

Compartir el artículo

stats