Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El rural de A Estrada se apunta a las verbenas, que todavía continúan paralizadas en Deza

Una de las verbenas organizadas durante el San Paio.   | // BERNABÉ/ANA AGRA

Una de las verbenas organizadas durante el San Paio. | // BERNABÉ/ANA AGRA

El verano tiene nombre de verbena. Sin embargo, la crisis sanitaria ha cambiado sustancialmente la manera en la que se solían celebrar las fiestas. Con los casos activos al alza y las restricciones, hay quien decide posponer un año más el sonido de la orquesta. Y hay quien está convencido de que la responsabilidad es el mejor ingrediente para evitar contagios. Por ello Matalobos, en A Estrada, será la primera parroquia a la que lleguen las verbenas. El domingo tocará la orquesta Galilea, con una estricta organización que busca evitar contagios. De hecho, el Concello de A Estrada ha colaborado con el diseño del protocolo y ha puesto en marcha todo un sistema de asesoramiento a las comisiones de fiestas con el objetivo de que el rural estradense pueda celebrar sus patronales con las máximas garantías posibles.

“Desde el Concello tratamos de orientar y ayudar en la elaboración de los planes de prevención. Trabajamos mano a mano con las comisiones: diseñamos los planos, les explicamos los protocolos… Queremos que las pequeñas fiestas del rural vayan hacia delante”, explicó ayer el edil de Festas, Gonzalo Louzao. El concejal también detalló que las medidas son parecidas a las del San Paio: la zona de baile debe estar perimetrada, debe haber personal que controle el acceso al recinto, se identificará con nombres y apellidos a los participantes, será obligatorio el uso de mascarilla y se controlará el aforo.

Callobre y Berres

“Ayudamos a organizar las verbenas, siempre y cuando estén destinadas a un máximo de 500 personas”, indicó Louzao. En caso de que se quieran celebrar fiestas con mayor aforo, la comisión tendría que establecer dos espacios bien diferenciados y contratar a una empresa que se encargase de la organización. Un trabajo que el edil de Festas calificó de “muy complejo”. De hecho, de entre todas las parroquias interesadas por la celebración de las patronales, todas han pedido la colaboración del Concello. “Hasta el momento solo tenemos asegurada la verbena de Matalobos. Callobre y Berres también se han interesado”, aseguró el concejal.

En lo que respecta al aumento de los contagios, Louzao admitió que la situación “es demoledora” para el sector de los espectáculos. Sin embargo, hizo hincapié en que el aumento de casos se está produciendo “en todas partes” y no solo en A Estrada. Pese a ello, reconoce que seguimos en “una situación incierta” y que la organización de las fiestas requiere de una responsabilidad que muchos no están dispuestos a asumir.

Sin perspectivas en Deza

Algo que podría estar pasando en la comarca de Deza, donde las verbenas continúan paralizadas y no hay ninguna fijada en el calendario. “No hay perspectivas. Está todo parado. Los protocolos y las responsabilidades que se exigen echan para atrás a mucha gente”, indicó ayer Moncho Lorenzo desde Espectáculos Deza. Reconoció que no quiere caer en el pesimismo, pero las condiciones en las que se deben celebrar las verbenas y las fiestas de este año “son parecidas a las del verano pasado”. “El verano, y eso que ya estamos a comienzos de julio, sigue siendo incierto. Esperemos que la situación mejore de cara a fin de año”, auguró Lorenzo, quien también pone toda su esperanza en una aceleración del ritmo de vacunación. “Las fiestas siguen siendo muy distintas a las que eran en la vieja normalidad”, concluyó el empresario, al tiempo que hacía hincapié en que los únicos eventos que están reflotando son los de carácter cultural, cuyos espectáculos deben seguirse sentados.

“Todos estamos deseando empezar a trabajar, pero parece que no arranca”, indicó Lorenzo en alusión al aumento de los contagios. “Había muy buen índice hace unos días y mira ahora”, lamentó el empresario dezano. De hecho, y de igual modo que trasladó Louzao, uno de los principales hándicaps a la hora de organizar espectáculos y verbenas está, justamente, en las fluctuaciones que se producen a la hora de establecer restricciones y medidas. En un contexto tan cambiante, a la verbena solo le queda arrancar cautelosa pero esperanzada.

Las comisiones y las empresas del sector piden responsabilidad a los más jóvenes

Uno de los principales reclamos del sector de los espectáculos es la responsabilidad. “Nosotros la pedimos, pero si la gente más joven no nos hace caso... Entonces, no sirve de nada”, declaró Moncho Lorenzo desde Espectáculos Deza. De hecho, quiso parafrasear a un compañero de profesión y afirmó que “si todos fuésemos responsables, no habría estos problemas”. Así lo indicó en relación al aumento de casos y contagios de los últimos días, con medias de edad muy por debajo de los treinta años. “Me temo que si hay gente que no acude a las PCR, tampoco irán a ponerse la vacuna”, dijo Lorenzo. Quiso trasladar, así, el desánimo generalizado y la necesidad de que la gente haga un esfuerzo para que la crisis sanitaria se extinga lo antes posible.

A las palabras de Lorenzo se sumó el edil de Festas, Gonzalo Louzao. “El problema no está en las fiestas, sino en los botellones y las celebraciones privadas. Todo esto es difícil de controlar y de perseguir cuando se incumplen las medidas”, declaró, haciendo hincapié en que no se derivaron contagios de los espectáculos organizados por el Concello al amparo del San Paio. “La gente que es irresponsable no es consciente de que no están haciendo un daño a todos. Lo único que van a conseguir es que volvamos atrás”, aseveró Louzao. Apeló, de nuevo, a la responsabilidad de la sociedad para que se puedan seguir celebrando verbenas y fiestas patronales. “Ponerse al frente de la organización es, de por sí, un trabajo ingrato. Con el coronavirus, todavía más”, aseguró el concejal.

Los contagios siguen al alza en A Estrada, que llega a 19 casos

La situación epidemiológica de A Estrada se complica en uno de los meses por excelencia del verano. Los casos continúan en ascenso, después del incremento iniciado en los primeros días de julio como consecuencia de las reuniones sin medidas de seguridad y temporalmente coincidentes con las fiestas patronales de San Paio, a las que vino a sumarse un brote relacionado con una despedida de soltero de un grupo de vecinos de A Estrada, aunque celebrada en el vecino Portugal. En la jornada de ayer el número de casos activos de COVID-19 subió ya hasta los 19, dos más que en la jornada anterior. Estos dos contagios se vinculan a un vecino de A Estrada y otro con médico en Oca, ambos de 30 años de edad. Ninguno de estos casos está relacionado con los registrados anteriormente, ni tampoco tienen conexión entre sí.

Estos dos nuevos positivos hacen que la incidencia acumulada del municipio vuelva a subir, llegando a una tasa de 93 por cada 100.000 habitantes. Se incrementa también la de positividad, que se aproxima peligrosamente al umbral del 5%, quedándose ayer en el 4,78%. El brote vinculado a la despedida de soltero generó tres positivos, dos de ellos coincidentes con otros tantos asistentes a este encuentro de amigos y un tercero en uno de sus contactos directos. Aunque una quincena de personas se encuentran en aislamiento domiciliario, las PCR que se les realizaron el martes no arrojaron, al menos de momento, nuevos casos, aun cuando estos ciudadanos tendrán que permanecer en sus domicilios hasta que se realice una nueva prueba.

En lo que va de mes se realizaron en A Estrada 356 test para la detección del SARS-CoV-2, resultando 17 positivos. La media de edad de las personas que están cursando la enfermedad es de 29 años, por lo tanto pertenecientes a una franja de edad en la que todavía no se administró la vacuna. Por su parte, Silleda mantenía en la jornada de ayer los cuatro casos activos de COVID que se registraban el miércoles.

Compartir el artículo

stats