Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El goteo de casos continúa en A Estrada pero estiman que la subida “no se va a disparar”

El jefe de Atención Primaria aguarda que los contagios no superen la veintena | Estima que los próximos días serán cruciales, pero le tranquiliza que bajase al tasa de positividad

Luis Rivadulla, de Minicines Central (A Estrada), segundo por la izquierda, en la reunión de ayer.

Luis Rivadulla, de Minicines Central (A Estrada), segundo por la izquierda, en la reunión de ayer.

La cuarta ola de la pandemia está en marcha y es, a la par, la de aquellos que no tienen edad suficiente como para haber sido incluidos ya en los grupos poblacionales a los que se le administró alguna dosis de la vacuna contra el SARS-CoV-2. En A Estrada este repunte de contagios se ha ligado, aunque solo sea por una simple cuestión de coincidencia temporal, con la resaca de sus fiestas patronales de San Paio. De hecho, el municipio llegó a las celebraciones con dos únicos casos y en los últimos días ha incorporado a esta lista 12 nuevos positivos. En todo caso, las dos altas de registradas en las últimas horas dejan en una docena el número de pacientes estradenses que atraviesan en estos momentos la infección y que arrojan una tasa de incidencia de 59 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Al ser preguntado ayer por esta cuestión, el jefe de Atención Primaria de A Estrada, Juan Sánchez Castro, se mostró relativamente tranquilo con respecto al aumento de casos de COVID-19, estimando que esta nueva expansión tiene un recorrido muy limitado y que no llegará a descontrolarse.

El facultativo observó cierta ralentización de los contagios en los últimos días. Si bien ayer se sumaron dos nuevos casos, auguró Sánchez que este goteo continuará todavía durante las próximas jornadas pero sin ir mucho más arriba. “Podríamos llegar a los 14, 16 o 18 casos pero de ahí no vamos a pasar”, calculó en base a la información que maneja.

Cambio en la positividad

El jefe del servicio reconoció que, cuando comenzaron a subir los casos, se preocupó por el aumento de la tasa de positividad, por encima del 6%, si bien indicó que esta ha comenzado a bajar y lo hace ya por debajo del 5%, un dato que se interpreta como una evidencia de que se está haciendo un efectivo rastreo de casos y contactos.

“ Van a entrar casos y no van a salir porque no teníamos ya prácticamente, de manera que se van a acumular, pero no va a ir más arriba”, consideró Juan Sánchez. Estimó que, como máximo, podrán ir apareciendo “dos cada día”. Aunque en el contexto gallego los casos llevan dos semanas en ascenso, estima que este nuevo rebrote estradense “va a ser contenido, no se va a disparar”. No dejó de reconocer, no obstante, que “estos cuatro o cinco días que vienen son cruciales”.

Aunque se reconoce que las fiestas tuvieron su influencia por la reunión de los ciudadanos, una comida celebrada en este mismo marco temporal generó al menos media docena de casos. Los tres últimos positivos se sitúan en torno a los 20 años de edad, mientras que los anteriores rondan la treintena. Un único caso de un paciente de 59 años es el causante de que la media de edad de los casos de COVID-19 que en estos momentos están activos en A Estrada se sitúe en los 27 años.

Por otro lado, Sánchez Castro subrayó que la mortalidad baja al 1.70%, teniendo en cuenta que “ahora la población objetivo del virus es más joven”. No obstante, el responsable de la Atención Primaria en A Estrada remarcó que no hay que olvidar que ayer mismo se incrementaron sensiblemente en Galicia el número de ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) a consecuencia de esta enfermedad.

Fiestas seguras

En relación a la aparición de estos contagios días después de la celebración de las fiestas patronales, el edil estradense de Festas, Gonzalo Louzao, quiso desmarcar las celebraciones del rebrote de casos en el municipio, más allá de reconocer la coincidencia en el tiempo. “No es algo para nada concreto de las fiestas ni de A Estrada. Está subiendo en toda Galicia; coincidió así. La gente que vivió las fiestas, que fue mucha, vio que no fue aparejado a esto”, estimó.

El concejal puso así el acento en el carácter controlado y seguro de las actividades programadas para las celebraciones, si bien no dejó de reconocer que la celebración de botellones durante estas noches de fiesta –después de que se terminase la actividad programada– es “un problema social que no solo sucede durante fiestas, sino también en los fines de semana”. “Los botellones son una actividad prohibida y las fuerzas del orden están para combatirla, aunque no se puede controlar en todos los sitios que pueden surgir”, afirmó.

Louzao quiso recalcar que “la parte negativa” de este tipo de prácticas –como las registradas en el Campo da Feira durante las jornadas festivas– es que “mancha a un sector como es el del ocio nocturno y el de las fiestas”. “Hablando de cualquier villa gallega el problema es transversal; algo que, en menor medida, se hizo y ahora se va a producir más frecuentemente”, señaló. Consideró Gonzalo Louzao que la gente que participa en este tipo de reuniones prohibidas en la vía pública para el consumo de alcohol, “flaco favor le hacen a los sectores del ocio nocturno y de la hostelería”.

Coincidencia de calendario

En todo caso, Louzao Dono no quiso relacionar el aumento de los contagios con las fiestas de A Estrada, al menos directamente. “Coinciden en el calendario pero hay que verlo como una subida de los casos. De momento no es algo relacionado directamente”, argumentó, para luego señalar que se trata de “casos concretos” que ponen en evidencia que es en el ámbito privado –y no en eventos públicos– en los que se confirman un mayor riesgo de contagio y de no contemplación de las medidas de seguridad para evitar la transmisión del virus

Por otro lado, en resto de los municipios de las comarcas de Deza y Tabeirós-Terra de Montes la situación epidemiológica está más estabilizada. Lalín se mantenía ayer en los cuatro casos activos de COVID, al igual que el domingo y con un caso más respecto al sábado. Vila de Cruces, Rodeiro y Forcarei coinciden en presentar dos positivos cada uno en la última semana. Cerdedo-Cotobade continuaba ayer con un caso activo.

Ocho expedientes sancionadores por no llevar mascarilla

La Vicepresidencia Primeira e Consellería de Presidencia, Xustiza e Turismo de la Xunta difundió ayer, a través del Diario Oficial de Galicia, que el Concello de A Estrada acordó la incoación de ocho expedientes sancionadores por vulneración de la normativa sanitaria en la crisis COVID-19. Tras haber sido intentada la notificación por correo certificado, esta fue devuelta por el servicio de Correos, de manera que se efectúa ahora la publicación de un anuncio en el Boletín Oficial del Estado (BOE), previa publicación en el DOG.

El texto íntegro estará a disposición de las personas interesadas durante diez días hábiles –contados desde la publicación en el BOE– en el consistorio estradense. Se advierte que, en caso de incomparecencia en este tiempo, la notificación se entenderá producida. Además, se abre el plazo indicado para presentar alegaciones, documentos o informaciones que se estimen convenientes. Los ocho expedientes hacen referencia a la imputación de la misma infracción: no utilizar la mascarilla obligatoria en los términos de la normativa vigente. En siete de ellos la sanción propuesta es de 100 euros y en uno se fijan 80. Esta multa puede estar sujeta a ciertas reducciones: el 25% en el caso del reconocimiento de su responsabilidad o de pago voluntario de la sanción antes de la resolución del procedimiento o el 50% en el caso de reconocimiento de su responsabilidad y de pago voluntario antes de que se resuelva el proceso. En cualquier caso, estas reducciones conllevan desistir a la vía administrativa contra la sanción.

De cine: separación entre los espectadores, pero con la gran pantalla lo más cerca posible

El cine ha sido una de esas industrias culturales en las que la crisis sanitaria dejó una marcada huella. Consciente de ello, la Xunta de Galicia acaba de hacer pública la adjudicación de cerca de 240.000 euros en el marco de la primera convocatoria de subvenciones a la exhibición cinematográfica, una línea de ayudas en la que resultaron beneficiarias 15 empresas para el desarrollo de la actividad de 21 salas de cine en 13 localidades. Entre ellas figuran Minicines Central, en A Estrada.

En tiempos del COVID, el Óscar se lo merece la posibilidad de tener la gran pantalla lo más cerca posible, de manera que la distancia sea, únicamente, entre los espectadores. El director de la Axencia Galega de Industrias Culturais (Agadic), Jacobo Sutil, mantuvo ayer una reunión con representantes de dos de las salas beneficiarias de estas ayudas, Xan Gómez, de Numax de Santiago, y Luis Rivadulla, de las salas cinematográficas de A Estrada, las únicas en activo en Deza y Tabeirós-Terra de Montes. En el encuentro participaron también integrantes de Promio, la nueva red de exhibición independiente a nivel estatal. Las cuantías se distribuyeron en función del número de pantallas, primando salas situadas en localidades de menos de 25.000 habitantes y la proyección de filmes en versión original. Estas aportaciones serán destinadas a la adaptación digital y sanitaria de los espacios, las campañas para la captación de público o la promoción del audiovisual gallego, entre otros.

Compartir el artículo

stats